Uno de los vecinos que sufre desde hace tres años los problemas de ruido que se originan en el bar De Todito, donde el domingo pasado a primera hora de la mañana se produjo una pelea, critica la inacción del alcalde de Palma, José Hila: “De lo que nos prometió no hemos visto mejora ninguna”, el presidente de la comunidad de vecinos del edificio pegado al local.

[adrotate banner=”125″]

Otro de los vecinos, Pedro Vives, también carga contra Hila: “Es el jefe de la Policía Municipal. Hemos tenido que ir al juzgado y pagar a un abogado porque la Policía Municipal es una auténtica mafia. Y esto es cada fin de semana, cada fin de semana montan el cristo, hasta que maten a alguien”. Continúa este vecino asegurando que “hemos ido cuarenta veces al ayuntamiento, viene la Policía, hace un informe y el informe desaparece. ¿Se ríen de nosotros?”.

Otro vecino le interrumpe para decir que el informe “llega a las oficinas pero cuando tiene que seguir su curso alguien lo desvía, alguien lo esconde, alguien lo separa, alguien hace algo”. Aseguran que no es casual que el dueño del De Todito sea hijo de un policía para que no le cierren el bar.

El De Todito fue traspasado a su actual dueño hace año y medio. Hasta entonces lo regentaba una chica de nacionalidad colombiana. Cuentan los vecinos que antes ya había problemas pero que desde el traspaso se han incrementado.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.