Varios empresarios del ocio han descrito ante el juez amenazas de empleados del Grupo Cursach para que no hicieran competencia a la empresa y cerraran o vendieran sus negocios, llegando a amenazar también a sus familias.

“Hay una tumba sin nombre para ti, eres un gilipollas, esto lo va a pagar tu familia, sabemos donde viven y estás jugando con la vida de tus hijos”, fue una de las amenazas que recibió un empresario por resistirse a la presión de cerrar su local.

[adrotate banner=”125″]

A otro empresario le dijeron que “tú no eres nadie”, “ten cuidado con la moto” o “cuida bien de tu familia”.

Otro empresario asegura que Sbert le manifestó que le quería “echar del lugar” y que no vendiera “ni una cerveza” para lo que le amenazó con un “¿Cómo le haces esto a tu familia?” y a continuación diciéndole dónde vivían.

“MACHACAR” A LA COMPETENCIA

El propietario de un establecimiento competencia de Cursach declaró en julio haber sufrido “continuos actos de abuso de autoridad, extorsión e intimidación” por parte de agentes de la patrulla verde, sometiéndoles continuamente a “inspecciones injustificadas, realizadas de muy malos modos”.

Asimismo, un empresario que en los años 2012 y 2013 organizó varios eventos multitudinarios ha asegurado haber recibido una llamada de Sbert quien en actitud “chulesca y prepotente” le advirtió “que no toleraría la celebración de más eventos”, para lo que “haría uso de sus contactos” y que “lo tenía bien incluso con el alcalde para que no se le conceda ni una licencia más”. De hecho, a este empresario posteriormente le fue denegada la licencia para celebrar una edición del evento en Llucmajor.

Por otra parte, un testigo también relata que Cursach se servía de “gentuza” para enviarla a las discotecas de la competencia para que crearan mal ambiente o empezaran peleas.

Otro empresario ha explicado que en otra ocasión Cursach, para perjudicarle, cerró dos locales junto al suyo para simular una obra y colocar escombros y basura orgánica “que generaba un olor nauseabundo” con el fin de espantar a la clientela.

Asimismo, varios empresarios han asegurado que la Asociación de Comerciantes y Empresas de Servicios Turísticos de Mallorca (Acotur) “se financia por el Grupo Cursach” y que cuando éste “quiere acosar a alguna empresa lo hace a través de Acotur”.

Paralelamente, un testigo ha afirmado que se le pidió realizar denuncias falsas contra locales de la competencia de Cursach, para lo que se le facilitaban los escritos que debía presentar.

Diferentes testigos señalan que varios mandos de la Policía Local participaban en el trato de favor al Grupo Cursach

Diferentes testigos han señalado ante el juez que varios mandos de la Policía Local conocían el trato de favor al Grupo Cursach y que incluso participaban de él.

Así lo expone el auto de prisión dictado por el juez Manuel Penalva contra el empresario Bartolomé Cursach y uno de sus directivos, Bartolomé Sbert.

En el auto, el juez considera que “el control que ejerce el sr. Cursach sobre la policía y sus mandos ha sido corroborado indiciariamente además de por los testimonios”, mediante testificales de agentes investigados, empresarios y agentes de policía.

[adrotate banner=”140″]

En concreto, el juez incide en que Cursach ejercía “control absoluto” sobre diferentes mandos de la Patrulla Verde y la Policía Local.

Uno de los testigos, agente de la policía local, afirma que puso en conocimiento de sus superiores algunas de estas irregularidades y que éstos le dijeron que “eran hechos muy graves” y que se iniciaría una investigación interna “que parecer ser nunca se produjo o no llegó a ninguna parte”. Después, relata que se sintió “perseguido” dentro del Cuerpo y que sufrió “represalias” al ser cambiado de destino.

Otro testigo de dentro del Cuerpo declaró que uno de los policías implicados le entregó un montón de expedientes que afectaban a los negocios de Cursach, no tramitados, y que los tiró por miedo porque otro de los implicados le había hecho “alguna insinuación sobre lo que podría ocurrirle”.

Además, la “organización criminal” que ve el juez en el Grupo Cursach ostentaba un “control total sobre los agentes y mandos policiales” quienes “presionaban, coaccionaban, perjudicaban o reprendían a los agentes que legalmente actuaban contra algún establecimiento del Grupo Cursach”. Por ejemplo, dos agentes implicados gritaban los nombres de otros dos policías para amenazarles mientras hacían prácticas de tiro y añadían “muertos”, algo que no pudo pasar desapercibido para los mandos puesto que lo sabía “hasta la señora de la limpieza”.

Para el juez el control del Grupo Cursach sobre los agentes “y lo que es peor, sobre sus mandos” se refleja en el episodio vivido por un agente que realizó una actuación afectando al establecimiento Megapark, por haber ido a realizar la inspección en un día diferente al que le habían indicado inicialmente sus superiores. Por esta actuación, fue “presionado” por el entonces comisario Joan Miquel Mut y el jefe de la Patrulla Verde Biel Torres. Según este relato, Mut “reprendió y presionó seriamente” al indicado agente “instándole a modificar el atestado” en presencia de Sbert.

Por otro lado, un policía detenido ha declarado que el excomisario Rafael Estarellas le dijo “que lo tenía muy bien con el alcalde y con Gijón” pero que tenía que “mesurar” la relación de los policías con el Grupo Cursach con lo que entendió que Estarellas conocía la relación y la “consentía” aunque consideraba que tenía que ser “más discreta”.

Este testigo también indicó que el comisario Estarellas “estaba enterado de todo” y que “hablaba habitualmente con Bergas”, y que otros mandos, entre ellos el excomisario Mut, “comían en una finca de Felanitx de Tolo Cursach en verano y una vez al mes”. De hecho, este declarante dijo haber escuchado “rumores en el cuartel” de que Cursach “agasajaba” con comidas o cenas a mandos policiales “y especialmente a los de la Playa de Palma”.

Además, un testigo protegido asegura que era “frecuente” ver a Biel Torres en las oficinas centrales del Grupo Cursach situadas en MegaSport.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.