Dos meses en busca y captura han terminado esta tarde con la fuga de un preso de la cárcel de Palma.

Cumplía condena en régimen de tercer grado en la cárcel de Palma pero no volvió a prisión y desde hace dos meses estaba en busca y captura. La Policía Nacional había dado aviso a todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del protocolo a seguir en caso de que dieran con él. Y pusieron especial atención en Bunyola, donde vive un hermano del preso.

El primer paso, una vez localizado el fugado, era avisar al Grupo de Atracos de la Policía Nacional. El preso no es un desconocido para los agentes, que habían avisado de la violencia del sujeto ya que en una ocasión intentó atropellar a los policías que le dieron el alto en Ocimax cuando intentaba fugarse. Esa vez lo consiguió.

Sin embargo en esta ocasión la Policía contaba con un dato clave. Durante su último permiso de varios días el preso había alquilado un coche, pero el día que tenía que devolverlo no lo hizo y la empresa de rent a car denunció el caso. Así se hizo la Policía con la matrícula del vehículo con el que supuestamente se movía el preso fugado.

Eran las 14 horas del miércoles cuando la Policía Local de Bunyola ha identificado la matrícula del vehículo y se ha iniciado un seguimiento a más de 500 metros de distancia. La Policía Local, con coche rotulado, ha seguido el recorrido del fugado: de Bunyola ha tomado camino hacia Palma, se ha desviado por la zona de la Universitat de les Illes Balears, de ahí ha tomado ruta hacia S´Esgleieta y Esporles.

El fugado, español de 35 años, ha entrado en una pequeña urbanización. La Policía Local, en contacto continuo telefónico con el Grupo de Atracos de la Policía Nacional, ha esperado fuera del recinto a la espera. Cuando el fugitivo ha abandonado la urbanización pensando que había despistado a los agentes ha cogido la carretera de Valldemosa. En el tramo a Esporles se ha sumado el gran despliegue policíal preparado, más de 20 agentes de los distintos cuerpos de Seguridad con patrullas de motoristas.

Viéndose acorralado el fugitivo ha tomado dirección hacia Palma a gran velocidad y se ha desviado hacia el Parc Bit, una zona desconocida para él. La Policía le ha dado el alto, horas después de ser localizado en Bunyola, en un callejón sin salida.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.