El sindicato CSIF ha denunciado que este viernes nuevamente se ha producido un “caos” en el sistema informático de los juzgados que ha provocado la paralización de todos los órganos judiciales de Baleares.

[adrotate banner=”125″]

Desde el sindicato han explicado que el sistema ‘Minerva’, que utilizan los juzgados para la tramitación de los expedientes judiciales, se ha vuelto a quedar inoperativo. Por este motivo, según ha denunciado presidente autonómico del CSIF, Andreu Bou, durante las primeras horas de la jornada laboral ha sido “imposible” trabajar.

Precisamente, el empresario Bartolomeu Cursach detenido el martes junto al directivo de su empresa, Bartolomeu Sbert, y del director de relaciones institucionales de la compañía, Antoni Bergas, han pasado a disposición judicial este viernes.

“En este caso, tendrán que hacerlo con otro sistema más rudimentario, en un Word, porque a estas horas no hay manera de que funcione”, ha manifestado Bou.

EL MINISTERIO NO ACTÚA

El 16 de febrero el sindicato realizó junto a FeSP-UGT una protesta frente a los juzgados para pedir al Ministerio de Justicia que solucionara el problema en el sistema informático.

“El Ministerio nos llamó y nos dijo que redoblarían sus esfuerzo y nos darían todo el apoyo pero han pasado más de 10 días de su llamada y todo sigue igual”, ha lamentado el presidente autonómico del sindicato. Asegura que los funcionarios “solo quieren hacer su trabajo” y ha indicado que “todo esto está produciendo un atraso y un atasco. La gente está desesperada”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.