No ha comenzado aún la temporada y la Platja de Palma comienza a mostrar la misma estampa de todos los veranos. Los vecinos de la zona se han puesto en contacto con Crónica Balear para denunciar la presencia de los trileros; los de siempre y en los mismos lugares de siempre. Los vecinos no se explican como es posible que año tras año, continúen actuando impunemente.

[adrotate banner=”125″]

“Sale el sol, llegan los primeros turistas y ya están allí. Es una rutina como la de ir a comprar el pan. Son puntuales y empiezan bien pronto; poco después de las diez de la mañana ya están allí”, cuenta un vecino. Los trileros aprovechan para colocarse en el paseo que bordea la playa; ya que es la acera con más paso de turistas. Durante un par de horas, y a plena luz del día, ponen en juego sus bolitas sobre la caja de cartón. Y los turistas siguen cayendo.

Al no haber comenzado aún la temporada alta, las dotaciones policiales no pueden vigilar tanto la zona como en pleno verano; por lo que los trileros hacen ya su agosto en el mes de marzo. “Algunas veces incluso les he visto y he pasado por comisaría para avisarles; pero claro, tienen muchas cosas que cubrir y no llegan a tiempo; entiendo que haya cosas más importantes pero no es posible que año tras año estemos igual” dicen indignados los vecinos.

Además, la mayoría de los clanes de trileros conoce muy bien la sanción administrativa a la que se enfrentan; por lo que procuran siempre no llevar encima el efectivo suficiente como para cometer un delito. Eso, les permite seguir actuando impunemente. La zona más candente se sitúa entre el balneario 3 y el club náutico; un tramo en el que se concentran discotecas y tiendas que promocionan el alcohol y las drogas estampado sobre las camisetas a la venta. “Parece Punta Ballena”, afirma una vecina.

Los vecinos ya se preparan para recibir la temporada. “Estamos seguros de que será el mismo infierno de siempre”, explican. Una vez que las discotecas den inicio a la temporada, los vecinos tienen miedo de continuar viviendo al lado de las peleas, robos y demás incidentes de la zona. Por ello, algunas comunidades ya han comenzado a realizar sus gestiones para contratar vigilantes privados en sus edificios. “Y las administraciones continúan igual; muchas reuniones, muchas conversaciones, muchas reformas de la Platja de Palma; pero esto empieza igual que todos los años”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.