Monseñor Sebastià Taltavull ha afirmado la voluntad del Obispado de que el monasterio de Sineu, habitado hace unos meses por las monjas Concepcionistas, continúe acogiendo vida monástica, para lo cual, ha anunciado, se están llevando a cabo las gestiones oportunas.

[adrotate banner=”125″]

De este modo, se retomaría el uso para el que fue creado y que ha desarrollado desde 1581, según ha afirmado la institución eclesiástica en un comunicado.

Así pues, el Obispado ha explicado que, recogiendo las palabras de las religiosas en el acta de la sesión capitular de noviembre de 2008, las monjas donaron la propiedad a la diócesis atendiendo a la pobreza de vocaciones que ya se planteaba y la progresiva dificultad para la práctica normal de una vida contemplativa digna, expresando su deseo de que en el futuro el convento estuviera habitado por alguna comunidad contemplativa.

Por otra parte, el aparejador diocesano, Bartomeu Bennàssar, ha explicado la intervención arquitectónica que se realizará en la iglesia del Monasterio, y que limpiará y adobará los elementos arquitectónicos afectados por un incendio el diciembre de 2015.

Las llamas afectaron dos obras de considerable valor, Cristo renacentista del siglo XVI y un sagrario de estilo barroco del siglo XVII.

Por último, la obispalía ha recordado que el Monasterio de Concepcionistas Franciscanas, el antiguo Palacio de los Reyes de Mallorca, presenta un alto valor patrimonial y está protegido como Bien de Interés Cultural (BIC).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.