Se llama Marcos Loreiro y es el dueño del De Todito, el local de La Soledad donde se inició la pelea el pasado domingo por la mañana. Un joven resultó herido por las agresiones de nueve personas, según su versión. En los vídeos que dispone Crónica Balear aparece él, el dueño del establecimiento, con una americana oscura.

El De Todito dispone de una licencia de bar-cafetería y su horario es desde las 5.30 horas de la madrugada hasta las 2.00 de la madrugada. Según los vecinos es el único sitio abierto a esas horas y dentro se concentran “los que van a tomar la última copa”. El dueño asegura que “es incorrecto decir que es un after, es un bar cafetería”.

El Área de Seguridad Ciudadana de Cort ha actuado nueve veces en el último año y medio, según informa su departamento de comunicación. A pesar de que los equipos musicales quedaron precintados la música sigue sonando y los vecinos afirman estar “viviendo un infierno”.

Marcos Loreiro se defiende de las críticas en esta entrevista que prefirió hacer en el interior de su coche, en La Soledad, por cuestiones de seguridad. Loreiro asegura que muchas veces las peleas “vienen de la discoteca de al lado. Entiendo que la mayoría de los problemas de originan cuando acaba la discoteca. Si a mí me llegan a decir cómo son los vecinos de esa calle yo no cojo un bar en esa zona. Lo que he hecho es meterme en las peleas de todo el mundo para que todos estuvieran tranquilos, jugándome mi propia vida, como el otro día, que le pegaron un botellazo a un chaval, yo estaba al lado y podían haberme dado a mí”.

Describe el negocio como una “ruina. A uno no le dejan ganar dinero ahí. Me arruiné en el traspaso y me arruina estar en ese bar”. Loreiro critica que muchas veces acude al local la Policía sin que haya motivo alguno. Sobre los comentarios de los vecinos que aseguran que el dueño está protegido por ser hijo de un policía Loreiro lo desmiente y desvincula su parentesco con un posible trato de favor”.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.