La Guardia Civil y la Policía Local de Beniel han detenido a un individuo, de 43 años y nacionalidad marroquí, por acceder a una vivienda y agredir sexualmente a su moradora, mientras la retenía en el inmueble amenazándola con unas tijeras. El sospechoso fue detenido cuando prendía fuego a la vivienda.

[adrotate banner=”125″]

Los hechos se produjeron el pasado 15 de febrero, cuando un vecino del edificio Rocasa de Beniel alertó a la Benemérita de la localización de dos mujeres, gravemente alteradas y con síntomas de ansiedad, en los aledaños del citado inmueble.

Al lugar acudieron unidades de la Guardia Civil y de la Policía Local, que identificaron a las víctimas, una de las cuales presentaba un corte de grandes dimensiones en una mano, de la que emanaba abundante sangre.

Los agentes averiguaron que esa mujer había huido de su domicilio, donde se encontraba durmiendo con su hija de un año, tras ser retenida y agredida sexualmente por un individuo que, supuestamente, aún se encontraba en el interior de la vivienda.

De inmediato, las dotaciones policiales accedieron al inmueble donde sorprendieron a un varón, cuyas características físicas coincidían con las facilitadas por la víctima, en el momento en que se encontraba amontonando ropa en el suelo del salón de la vivienda mientras le prendía fuego.

Los agentes lo inmovilizaron e iniciaron las labores de extinción del incendio, con la ayuda de varios cubos de agua, lo que evitó que el fuego se propagase y causara graves daños en la propiedad.

A continuación, se mantuvo una entrevista con la víctima que comunicó que había sido sorprendida en la habitación, cuando dormía con su bebé, por un individuo que la agredió sexualmente, mientras la amenazaba con unas tijeras en el cuello. En su intento de evitar esta agresión, la víctima resultó con heridas cortantes en una de sus manos.

La mujer intentó huir del domicilio, pero el agresor había cerrado la puerta para no dejarla salir mientras la amenazaba de muerte, si no accedía a sus pretensiones de índole sexual.

Los gritos de la mujer alertaron a un vecino que intentó acceder a la vivienda, a causa de lo cual se provocó varias heridas de consideración al golpear los cristales de la puerta de acceso con las manos, si bien, su perseverancia valió para que la mujer pudiera huir de la vivienda.

El arrestado resultó detenido como presunto autor de los delitos de agresión sexual, detención ilegal y daños. El detenido y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Murcia, quien decretó su ingreso en prisión preventiva.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.