La hasta ahora consellera de Transparencia, Cultura y Deportes, Ruth Mateu, ha defendido este viernes en una rueda de prensa en la que ha comparecido junto a su equipo, que no ha cometido “ninguna irregularidad” y que dimite “para dar ejemplo” asumiendo la “responsabilidad política” por los contratos del Govern al que fue jefe de campaña de MÉS, Jaume Garau.

Mateu ha insistido en que “ningún miembro del partido ha recibido instrucciones sobre las personas que se deben contratar, en ningún momento” y ha lamentado que “se utilicen estos contratos para dañar al partido”. Al finalizar su intervención, los trabajadores de la Conselleria -y algunos miembros de MÉS presentes como la diputada Joana Aina Campomar- le han dedicado un aplauso.

[adrotate banner=”125″]

“Aquí no ha habido ninguna trama para favorecer a nadie”, ha recalcado Mateu.

De momento no se han anunciado más dimisiones y la exconsellera ha dejado esa decisión en manos de la asamblea de MÉS per Menorca que se celebrará esta tarde. No obstante, sí se producirá el cese del personal de gabinete por estar directamente vinculado a la consellera.

Por otra parte, Mateu desconoce si la persona que la sustituirá será de MÉS per Menorca o si se prevé una remodelación amplia del Ejecutivo tras su dimisión. También ha mantenido que no tiene constancia de que haya más contratos del Govern a la empresa de Garau aparte de los que se han hecho públicos.

Sobre esto, la exconsellera ha rechazado valorar si alguien ha querido perjudicarla a ella o al partido filtrando las contrataciones a Garau, y preguntada por la posibilidad de que el caso llegue a los tribunales, se ha limitado a indicar que cree que el tema “no tiene ningún recorrido”.

Al final de la rueda de prensa, Mateu se ha despedido entre abrazos de los trabajadores de la Conselleria, algunos de los cuales no han podido contener las lágrimas.

Mateu ha explicado que tras “madurar” durante unos días esta “decisión propia”, ha puesto su cargo a disposición del partido -Més per Menorca- y de la presidenta del Govern, Francina Armengol, quien ha aceptado su dimisión, por “responsabilidad política y ética” y “como medida de contundencia”.

“NO PUEDO ELUDIR ASUMIR RESPONSABILIDADES”

“Soy la máxima responsable de la Conselleria y no puedo eludir asumir responsabilidades en estos momentos”, ha subrayado Mateu, que ha añadido que está en política “para dar servicio a los ciudadanos”.

Además, ha pedido “que los ‘Acords pel canvi’ no se vean perjudicados” ya que como Govern han querido “poner la transparencia en la delantera de las instituciones”, motivo por el que “actúa en consecuencia” cuando “hay creencia de que no se han hecho las cosas como tocaban”.

No obstante, la ex consellera ha querido “dejar claro” que no ha cometido “ningúna irregularidad” y ha llamado a “trabajar más para establecer controles para que no se puedan dar estas cuestiones”. “Se debe avanzar mucho más en transparencia”, ha incidido.

Finalmente, Mateu ha dado las gracias a los trabajadores de la Conselleria por haber impulsado “políticas muy valientes” y ha señalado que su dimisión es una medida que no aceptan desde su equipo.

A preguntas de los medios sobre si cree que deben dimitir los consellers de Turismo, Biel Barceló, y de Medio Ambiente, Vicenç Vidal, por los contratos ‘a dedo’, Mateu ha manifestado que considera que las responsabilidades políticas se acaban con su propia dimisión aunque ha indicado que toda la documentación se ha puesto a disposición de la Comisión de Ética Pública, quien decidirá el lunes si debe haber “más responsabilidades”.

Asimismo, ha dicho que el problema es que deben “dar ejemplo” y que ve “éticamente poco correcto” que se den contratos a las empresas vinculadas al jefe de campaña de MÉS per Mallorca, contratos que, ha insistido, son “menores”.

Con todo, Ruth Mateu ha pedido “disculpas a la ciudadanía” por si “se ha entendido que había cuestiones que no quedaban claras”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.