La Sección Primera de la Audiencia Provincial juzga este miércoles a F.D.P., que se enfrenta a una pena de ocho años de cárcel por agredir sexualmente a una prostituta a quien le práctico sexo anal, a pesar de que inicialmente no habían acordado dicho servicio. Según el relato de Fiscalía los hechos sucedieron en octubre de 2014.

[adrotate banner=”125″]

El acusado, de nacionalidad rumana, contrató los servicios de la víctima en la puerta de Sant Antoni de Palma y convino “un precio de 30 euros por mantener una relación sexual con penetración vaginal”. Ambos se dirigieron al domicilio del hombre y una vez ahí mantuvieron la relación sexual acordada pero en un momento dado el procesado solicitó “que se pusiera de espaldas para penetrarla por vía anal” a lo que “la víctima se negó ya que no habían pactado ese servicio y ella no realizaba esa práctica sexual”.

Tras esto, el acusado le pidió que se pusiera de lado y aprovechó la ocasión para “satisfacer sus deseos sexuales” sin el consentimiento de la víctima. Ella, en un momento en que el agresor se relajó, se apartó y se marchó del lugar rápidamente sin llegar a percibir cantidad alguna ya que el hombre se negó a pagar “con el pretexto de no haber finalizado el servicio”. La Fiscalía pide una pena de ocho años de prisión y una indemnización de 300 euros por lesiones sufridas y 30.000 euros por daños morales causados a consecuencia de los hechos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.