La diputada ibicenca es la única política del PSIB que sigue mostrando su apoyo público a Pedro Sánchez en su carrera a dirigir el PSOE. Afirma que después de un tiempo de ceguera y sordera el partido tiene que recuperar el espacio de la izquierda que nunca debió abandonar. Crítica con la Gestora, asegura que su esperanza es que Francina Armengol y Pedro Sánchez compartan otra vez proyecto político.

¿Cómo define su posición?                                                                

Me siento muy cómoda apoyando a Pedro Sánchez, entre otras cosas porque yo no he cambiado de posición. Después de todo lo que ha ocurrido Pedro Sánchez ha demostrado una solvencia respecto a la palabra dada que hace que esa adhesión sea mucho más fuerte.

Es la única política del PSIB que defiende públicamente a Pedro Sánchez. ¿Se siente sola?
No. En el apoyo a Pedro Sánchez me acompañan cientos de compañeros que siguen con él como antes. De hecho tenemos constituida una plataforma de apoyo que presentaremos el sábado 4 de marzo. Una cosa son las manifestaciones que se han hecho desde el aparato del PSIB y otra es la militancia. En política siempre me he movido por convicciones y no por conveniencias, lo hice cuando voté no a Rajoy y ahora cuando sigo apoyando a Pedro Sánchez.

[adrotate banner=”125″]

¿Por qué?
Porque creo que es el secretario general que necesita el Partido Socialista. Durante estos meses el partido ha dado un giro político de 180 grados y la decisión de permitir el gobierno del PP no tuvo justificación de ningún tipo. Produjo una enorme herida en la militancia y en los votantes de nuestro partido que nos habían dado su confianza para cambiar al Partido Popular, no para apoyarlo. Pedro Sánchez es la persona que ha demostrado ser consecuente con aquello que promete y cumplir con la palabra dada, ha dado un ejemplo de dignidad y de defensa de sus creencias. Creo que eso es lo que necesita ahora el Partido Socialista, recuperar la credibilidad y el rumbo a la izquierda que nunca debió haber perdido. Sólo con Pedro Sánchez volveremos a ser un partido capaz de volver a ser una alternativa al gobierno del PP.

Votar no en la investidura de Mariano Rajoy le costó una multa de 600 euros y la expulsión de la dirección del partido en el Congreso. ¿Es usted una persona peligrosa?
No, en absoluto. Lo que soy es una persona que cumple su palabra. No fui yo la que cambió de opinión, fue el aparato del partido. Lo inexplicable es esa decisión de la Gestora después del derrocamiento de Pedro Sánchez de usar esos millones de votos para hacer lo contrario de lo que dijimos. Los que nos mantuvimos en lo que habíamos dicho hemos demostramos, con mucho coste personal y político, que cumplimos con lo que dijimos. Y eso en política es un valor muy necesario que se ha perdido y que hay que recuperar.

¿Qué llevó al Comité Federal a tomar la decisión de abstenerse y facilitar el gobierno de Rajoy?
No lo sé, lo tendrían que explicar los que la adoptaron. Es inexplicable no sólo porque va en contra de nuestra historia y de nuestro ideario político, sino porque va en contra de lo que esos mismos miembros del Comité Federal habían decidido el 28 de diciembre.

¿Cómo se gestó lo que ha llamado como “el derrocamiento de Pedro Sánchez”?
Fue público y notorio lo que ocurrió en el Comité Federal del 1 de octubre. Ese Comité pasará a la historia negra del Partido Socialista como el comité de la vergüenza. Los que estaban allí creo que no fueron conscientes del alcance y de la gravedad de lo que estaban haciendo, derrocar al primer secretario general del Partido Socialista que había sido elegido por primarias, con la mayor legitimidad que cualquier otro secretario anterior. Luego los hechos demostraron que ese derrocamiento tenía el objetivo de llevarnos hasta la abstención. Fue una ignominia y desde la historia será juzgado con mucha gravedad. Pero yo ahora prefiero ser optimista, mirar hacia adelante y pensar que a veces tienes que tocar fondo para volver a emerger.

¿Qué lectura hace del cambio de posición del PSIB, que ahora apoya a Patxi López?
Es cierto que al día siguiente de anunciar Patxi López su candidatura Francina salió a apoyarla públicamente. Creo que lo que hacía Francina Armengol era dar su opinión sobre la candidatura de un amigo y un socialista al que ella tiene un gran aprecio. Desde entonces, a pesar de que han pasado pocos días, las cosas han cambiado muchísimo, Pedro Sánchez ha presentado su candidatura y en este momento es evidente que la suya es la única que puede ganar a la de la Gestora y devolver al PSOE a la senda de izquierdas. Pero también han pasado más cosas, el PSIB ha anunciado su neutralidad y que facilitará la igualdad de oportunidades de todos los candidatos. Eso es lo importante. No tengo ninguna duda de que el modelo de Francina Armengol no es el de la gran coalición al que nos ha llevado la Gestora, sino el de un partido socialista de izquierda fuerte que represente el cambio y el progreso de este país.

¿La Gestora del PSOE obligó a Patxi López a presentar su candidatura para neutralizar la de Pedro Sánchez?
Para nada. Cuando me refiero a la candidatura de la Gestora no me refiero en absoluto a la de Patxi López, sino evidentemente a la que seguramente en pocos días anunciará Susana Díaz. En ese momento Patxi López tomó una decisión legítima y que respeto pero equivocada porque el tiempo, aunque ha sido breve, ha demostrado que sólo hay dos modelos: el de la gran coalición, gobernar aunque sea de forma pasiva con el PP y el de devolver a este país un gobierno de izquierdas.

¿Cree que esa decisión la tomó Patxi López o que le empujaron?
Desconozco las razones de Patxi para presentar su candidatura y creo que sólo las puede explicar él. En este mes de precandidatura se ha visto que el apoyo con el que cuenta Pedro Sánchez es muy muy muy importante entre la militancia. Lo que ocurrió en octubre fue una injusticia y la militancia de este partido quiere restituirlo con un acto de justicia. Creo que es evidente que la candidatura de Patxi López difícilmente está llamada a ganar las primarias. Lo decía Óscar Puente hace unos días y es una frase que lo resume perfectamente: Pedro puede ganar sin Patxi pero Patxi sin Pedro no.

¿A quién le asusta más el retorno de Pedro Sánchez, al PP o a la Gestora?
Tendría que preocuparle muchísimo más al PP, que vive ahora un momento muy dulce después de cuatro años de gobierno de políticas injustas, antisociales y con una corrupción que lo corroe pero que se ve gobernando con una amplia mayoría y el consentimiento del PSOE. Saben que si Pedro Sánchez vuelve a la Secretaría General del Partido Socialista eso va a cambiar y por lo tanto debería preocuparse mucho más el PP. Pero es cierto que estamos viendo unas reacciones y unas descalificaciones por parte de la Gestora o de compañeros que la acompañan que son muy paradójicas. Se nos llama rojos y dicen que venimos a dividir, que somos la aluminosis de este partido. De forma incomprensible también para demostrar una preocupación grande, como la del PP, con la vuelta de Pedro. Prefiero pensar en la esperanza y en la ilusión de los miles de militantes que le apoyan.

¿Es un insulto que algunos socialistas como Javier Lambán les llamen rojos?
No. Nos hemos quedado muy sorprendidos con que un socialista y presidente de una comunidad socialista utilice ese término “rojos” como un insulto. Los socialistas estamos acostumbrados a oír esa palabra como un insulto proveniente de la derecha. Que lo haga un compañero socialista sólo le descalifica a él.

¿Por qué y cuándo abandonó la izquierda el PSOE?
De forma radical, abrupta y dolorosa lo abandonamos a partir del mes de octubre, con este giro brutal e inesperado hacia la abstención y dar apoyo al gobierno del PP. Ya antes habíamos tenido una deriva de pérdida de credibilidad muy importante. Se habla mucho de los resultados electorales de Pedro Sánchez pero quiero recordar que en el 2011, con Rubalcaba a la cabeza, el partido perdió de una tacada cincuenta diputados. Ese fue el inicio del declive, no supimos entender el mensaje de de reproche de la ciudadanía en la modificación exprés del Artículo 135 de la Constitución y los recortes que se aprobaron en el 2010. Eso no se supo leer, hemos estado sordos y ciegos ante una realidad. Y ahora con la abstención creo que hemos sublimado esa pérdida de credibilidad. Con todo el optimismo del mundo digo que lo vamos a solucionar.

Habla de que ahora todo pasa muy rápido, ¿qué más puede pasar en estos tres meses?
En junio se celebrará el Congreso Federal y estamos a la espera de que la Gestora ponga fecha a las primarias, que sorprendentemente todavía no tienen fecha señalada. Estamos en una precampaña muy larga a la que nos ha condenado la Gestora. Desde octubre-noviembre nosotros ya estábamos exigiendo la celebración del Congreso pero desgraciadamente la Gestora nos ha querido llevar a una dilatación de las fechas que creo que es muy negativa porque nos condena a estar hablando de nosotros mismos cuando ya tendríamos que estar hablando de las soluciones. Lo que ocurrirá de aquí a mayo, que es cuando suponemos que se celebrarán las primarias, es que Pedro Sánchez va a seguir recorriendo el país explicando su proyecto y recabando apoyos.

Pedro Sánchez ha pasado de aparecer con una bandera de España gigante a hablar de un país plurinacional. ¿Ha cambiado Pedro Sánchez?
Una cosa no quita la otra. Hemos llegado, si me permite, a tal grado de dejarnos llevar por el PP y por cierta mojigatería al hablar de España o de las distintas nacionalidades del Estado que parece que pronunciar un término como plurinacional es hacer toda una declaración de intenciones rupturistas. Eso es una falsedad a la que nos lleva el Partido Popular, que durante toda la legislatura ha utilizado el conflicto territorial con Cataluña como un instrumento político y electoral. Pero no hay ninguna disyuntiva entre ambas cosas. El concepto de plurinacionalidad ante el que tanto se escandalizan ahora está recogido en el Artículo 2 de nuestra Constitución y en muchos Estatutos de Autonomía, entre ellos el de Andalucía. No estamos hablando de referendos de independencia ni de secesionismos, eso es un juego fariseo, sino de reconocer lo que pone en la Constitución. No queremos romper nada sino trabajar todos juntos. Lo que está pasando en Cataluña es un hecho y va a haber que hacer algo. Yo no quiero un Partido Socialista en el gobierno que no haga nada, como el PP que nos ha conducido a la mayor crisis territorial de la historia de nuestro país. Pedro no ha cambiado.

¿En el aspecto humano tampoco?
El otro día en la presentación de su candidatura en el Círculo de Bellas Artes de Madrid lo decía él: “no soy el mismo que el del 1 de octubre”. Evidentemente han sido unos acontecimientos (la dimisión como secretario general y su renuncia al escaño antes de votar la investidura de Rajoy) durísimos  para todos, no sólo para Pedro. Unos meses de muchísima tensión y tristeza de ver a lo que se reducía el Partido Socialista y eso nos ha cambiado un poco a todos. Seguramente nos ha hecho madurar y reflexionar mucho, cuando te someten a una situación extrema todos cambiamos y avanzamos. Pero creo que lo que está pasando en todo el país con ese, si me permite, levantamiento democrático de la militancia socialista, también demuestra que el partido ha cambiado. Es la misma idea de que lo que ocurrió fue tan fuerte y produjo tanta frustración y dolor que hemos cambiado a mejor. De esto saldrá la organización más reforzada.

¿Apartaron a Pedro Sánchez porque estaba dispuesto a pactar con PODEMOS?
Debe haber muchísimas razones, los que lo hicieron deberían explicarlas. Hay un momento en el que hay una urgencia y se aplica una fuerza por apartar a Pedro Sánchez básicamente por su negativa a facilitar el gobierno al PP.

¿Intentarán pactar con PODEMOS?
Nuestro objetivo es recuperar a todo el electorado de izquierdas que hemos dejado a la izquierda. Tengo que recordar que hemos perdido cerca de cinco millones de votos que se han ido con PODEMOS. Estamos convencidos de que ofreciendo un partido realmente de izquierdas y creíble podremos recuperar gran parte de ese electorado y volver a ser la izquierda fuerte. Ahora, si usted lo que me dice es si pretendemos pactar con PODEMOS la respuesta es que no, que lo que queremos es no volver a pactar nunca con el Partido Popular. Y si después de unas elecciones nos volvemos a ver en una situación de minoría por supuesto que preferiré tender la mano a la izquierda.

¿Se iría del PSOE si el partido mantuviese la idea de facilitar un gobierno del PP?
Estoy convencida de que eso no va a ser así, el Partido Socialista es mi casa y la de miles de militantes que no han compartido esa decisión con la que han sufrido tanto. No estamos dispuestos a abandonar el PSOE.

¿Compensa la política después de lo vivido?
Pues sí. Nos ha tocado vivir momentos muy dolorosos, desde el punto de vista político y personal, pero como en todas las cosas de la vida los momentos malos tienen sus partes buenas. Llevo veinte años militando en el partido y lo de ahora lo estoy viviendo esto con la misma emoción que cuando tenía 20 años. Lo estoy disfrutando.

¿Sigue creyendo en la política?
Sí, sí. Ahora más que nunca. Después de todo lo que hemos pasado con tantas presiones de los aparatos seguimos contando con el apoyo de tantos compañeros. Sigo creyendo que las cosas se pueden cambiar a través de la política. Siempre he pensado que cuando pierdes el corazón en la política es cuando no vale la pena y ahora he vuelto a vivir esa creencia con mucha pasión. Los que estamos en primera línea de la política tenemos que dar la cara, comprometernos y ayudar a cambiar las cosas.

¿Vendrá Pedro Sánchez a hacer campaña?
Sí, por supuesto. Va a recorrer todas las provincias y vendrá a Baleares y a Mallorca. Para él los compañeros de aquí siempre han supuesto un apoyo muy especial.

¿Le dolió en lo personal la decisión de Armengol de posicionarse con Patxi López?
Bueno, fueron días complicados en los que se vivieron situaciones personales difíciles y dolorosas. Yo me quedo con lo positivo y no tengo la más mínima duda de que Pedro Sánchez y Francina Armengol comparten un proyecto de partido. El modelo de Francina Armengol, que está más que demostrado en Baleares, no es el de un Partido Socialista que sirve de muleta al PP. Pedro Sánchez le tiene un grandísimo aprecio en lo personal y en lo político y estoy convencida de que van a coincidir en el nuevo Partido Socialista que surgirá después de las primarias.

¿Entonces habrá foto de Sánchez con Armengol?
Creo que Francina ya ha dicho que recibirá a todos los candidatos y repito que las cosas han cambiado en el último mes. Estoy convencida de que volveremos a verlos no sólo en fotos, sino compartiendo proyecto. Es mi esperanza, por supuesto.

¿Lo que vemos de la política es lo que ocurre de verdad?
Últimamente, donde todo es muy recto y la comunicación es muy real, vemos y sabemos mucho de la política real. Seguramente antes no era así porque los medios eran más convencionales. Lo que no pueden transmitir ni las redes ni los medios de comunicación a veces es el factor humano. Hay cosas que no se saben, pero creo que lo fundamental sí.

¿La sobreinformación les ha hecho cambiar la forma de contar las cosas?
Sí pero no sólo a los políticos. La inmediatez de las redes sociales y la retransmisión casi en directo de todo lo que ocurre nos ha hecho adaptarnos a todos. Desde mi punto de vista la transparencia que ha dado eso a la política es positiva.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.