La plataforma ‘Sa Feixina Sí Que Tomba’, formada por 55 entidades que impulsa la desaparición de elementos de exaltación fascista de las calles y plazas públicas de Mallorca, ha solicitado este viernes la retirada de la placa y cambio de nombre de la Avenida Joan March y la placa en recuerdo del padre Atanasio de Palafrugell, al tratarse, han recalcado, de dos claros ejemplos “nombres y monumentos fascistas”.

[adrotate banner=”125″]

Miembros de esta plataforma ciudadana han acudido esta mañana a la oficina de registro del Ayuntamiento de Palma, donde han hecho entrega de diversas instancias en las que se pone de manifiesto que “todavía perduran en la ciudad, con total impunidad, símbolos en recuerdo a personajes criminales totalmente implicados con la represión fascista, durante la guerra, contra la democracia”.

Así lo ha señalado a los medios de comunicación, el portavoz de ‘Sa Feixina Sí Que Tomba’, Frederic Guillem, quien ha explicado que esta reivindicación coincide con el 80 aniversario de los fusilamientos de Emili Darder Cànaves, Alexandre Jaume Rosselló, Antoni Maria Ques Ventayol y Antoni Mateu Ferrer, “personas cobardemente asesinadas por el fascismo que todavía vive totalmente impune a la democracia”.

“De momento no han decidido qué personas podrían sustituir a estos nombres, pero se nos ocurre un montón de personajes que serían más dignos que Joan March”, ha aseverado Guillem.

Con todo, ha opinado que el Ayuntamiento de Palma, además de retirar estos dos símbolos, tendría que tener “voluntad política” para eliminar “todos” los símbolos fascistas de la ciudad, como Sa Feixina, al tiempo que ha avanzado que “irán denunciando paulatinamente esta impunidad de las calles de Palma y de toda Mallorca”.

ANIVERSARIO DE LOS ASESINATOS

Una de las integrantes de la plataforma Maria Antonia Oliver ha manifestado que algunos de los familiares de estas cuatro personas asesinadas, “tan relevantes de nuestra historia”, les han expresado que “el mejor homenaje que se pueden hacer los cargos políticos y las instituciones es, precisamente, retirar estos símbolos que homenajean aún a los responsables del golpe de Estado, que fue, precisamente, el detonante de los asesinatos”.

En este sentido, Guillem ha constatado que Joan March fue “un reconocido contrabandista, mafioso y burgués, que financió el Golpe de Estado de hace 80 años”, mientras que ha culpado al padre Atanasio “de la represión vivida en la antigua prisión de ‘Can Mir’ durante los años de dictadura”.

En concreto, la placa en recuerdo al padre Atanasio de Palafrugell se encuentra en la esquina de la calle de los Capuchinos con la Plaza de España.

La placa de Avenida Joan March, está justo delante de la fachada del Cine Augusta, junto a la placa de represaliados de ‘Can Mir’. “Es un insulto dejar una placa justo al lado de otra que en teoría debería conmemorar a las víctimas del fascismo. Consideramos que es una contracción impresionante”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.