Dos chicas, de 17 y 19 años, han sido rescatadas del mar tras caer por el acantilado de Malgrats al intentar hacerse “selfies” bajando por las rocas del espigón. Las dos jóvenes han caído al mar y han protagonizado un arriesgado rescate por parte de la Guardia Civil y un héroe anónimo que también se ha lanzado al mar para tratar de salvar a las chicas.

[adrotate banner=”125″]

Los hechos han ocurrido sobre las 18:00 horas, cuando las chicas se han acercado al espigón y han descendido hacia el mar para sacar algunas fotografías. El mar se encontraba embravecido y una gran ola las ha arrastrado al agua.

Un joven mallorquín de 31 años, Lluís Martí, ha podido ver el incidente y sin pensárselo se ha lanzado al agua corriendo un grave peligro. Una patrulla de la Guardia Civil, que se encontraba en la zona, ha visto al joven lanzarse al agua; acto seguido uno de los agentes se ha lanzado al agua también para proceder al rescate.

La situación era extrema, ya que el estado del mar era realmente complicado. Tras mucho esfuerzo, los dos jóvenes han logrado sacarlas del agua. Las chicas se encontraban con hipotermia, cortes y múltiples contusiones. Al parecer llevaban cerca de 30 minutos en el agua, por lo que se encontraban totalmente exhaustas. El guardia civil ha resultado herido por una lesión en el codo y diversos golpes. El joven mallorquín ha salido ileso.

Varias ambulancias han atendido a los heridos y han sido trasladados a distintos centros hospitalarios; las chicas al Hospital de Son Espases y el agente a la clínica Palmaplanas. La valiente actuación del joven residente y el agente de la Benémerita ha salvado la vida de las chicas; incluso arriesgando su propia vida.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.