El Consell de Govern ha aprobado este viernes el Decreto por el que se regula el prototipo racial del ca de bou en Baleares, que desplazando la norma estatal que había quedado obsoleta.

Los principales cambios se refieren, por ejemplo, a los ejes del cráneo facial, que pasan de “casi paralelos, con ligera convergencia” a “paralelos y tendentes muy ligeramente a ser divergentes”.

[adrotate banner=”125″]

Dado que hay muy pocos ejemplares de la raza, para minimizar la consanguinidad se amplía la gama de colores del pelaje y no se descartan animales por el color y se amplían los límites superiores de altura y peso, teniendo en cuenta las mejoras en la alimentación.

Esta raza es originaria de Baleares, como reconoce el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y tiene una larga tradición en la sociedad balear.

Nació como herramienta de trabajo de los carniceros para facilitar la sujeción de los vacunos en el momento del sacrificio, y también se utilizaba en espectáculos públicos de peleas entre perros o con bueyes.

Estos usos, sin embargo, han ido desapareciendo, y el ca de bou se ha transformado tanto en una raza de guarda y defensa como en un animal de compañía.

El año 2012 la Unidad de Razas Autóctonas de Servicios de Mejora Agraria y Pesquera (Semilla) elaboró un estudio zoométrico sobre cuarenta y cinco ejemplares, del cual deriva la necesidad de renovar el patrón racial del ca de bou.

Ahora, con la aprobación del Decreto se regula este patrón racial para adaptarlo a los nuevos usos y a la nueva evolución, han indicado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.