El conseller de Territorio, Energía y Transporte, Marc Pons, ha explicado este miércoles que “no por ayudar a un sector concreto”, en este caso a los taxistas, “se tiene que penalizar a otros”, en referencia al anuncio del Govern a poner líneas de autobús que unan el Aeropuerto de Palma con las zonas turísticas de Mallorca.

[adrotate banner=”125″]

En referencia a las quejas de los taxistas, el conseller ha asegurado que “ellos saldrán reforzados con las propuestas que desde el Govern se están realizando, si se trabaja de manera conjunta”.

Pons ha defendido que las líneas de transporte público son una iniciativa “buena” que permite dar “un paso hacia adelante” y que favorecer dar a los ciudadanos y a los turistas “un mejor servicio”.

El conseller ha explicado que desde el Govern se está barajando la posibilidad de que las líneas paren en municipios concretos del interior de Mallorca como, por ejemplo, “parar en Inca si el bus va hacia las playas de Alcúdia”.

Igualmente, Pons ha recordado que lo más importante es que sea un sistema “ágil y rápido” en el que salgan beneficiados los ciudadanos de Mallorca, se refuerce el transporte público y se fijen estrategas público-privadas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.