‘PLIS. Educación por favor’ ha lamentado este miércoles la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) que desestima el recurso de una madre que pedía cambiar la escolarización de su hijo de catalán a castellano como lengua de primera enseñanza, y ha criticado que la legislación lingüística en las Islas tiene como objetivo “impedir el castellano como lengua vehicular”.

[adrotate banner=”125″]

En un comunicado, PLIS no pone en duda que la sentencia esté ajustada a derecho sino que critica que la ley en Baleares “ha sido diseñada con mala fe”.

Según la entidad, la legislación balear sobre este tema pretende “obstaculizar de forma kafkiana cualquier intento particular de padres, alumnos o profesores de reclamar el derecho a no ser discriminado por razón de lengua y poder estudiar también en castellano”.

“Que esto es así lo demuestra el hecho de que nada, absolutamente nada se escapa a la inmersión lingüística en catalán, que se aplica a rodillo sin ninguna excepción ni piedad”, ha protestado PLIS.

“El único punto que parecía escaparse a esta máquina de prohibir el castellano, la libertad de elección de lengua de la primera enseñanza, recogido en el Estatuto de Autonomía, ha sido poco a poco estrechado hasta hacer casi impracticable el ejercicio de este derecho”, ha añadido PLIS, que ha denunciado “mecanismos de presión” contra los padres que reclamen el castellano como lengua de primera enseñanza.

Además, PLIS también ha acusado al Govern de reducir el uso del castellano para los alumnos cuyos padres hayan pedido el castellano a dos o tres horas de lectoescritura e “impidiendo la marcha atrás si un padre ha aceptado un curso en catalán”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.