La Audiencia Provincial juzgará este lunes a un joven acusado de agredir a otro en la cara con una copa de cristal tras una discusión en una discoteca de Palma, lo que provocó a la víctima la pérdida total de visión en un ojo, por lo que le piden diez años de cárcel y más de 130.000 euros de indemnización por las secuelas.

Los hechos ocurrieron en diciembre de 2014, en una discoteca de Palma, de madrugada. El acusado, F.F.E., que entonces tenía 20 años, había discutido con la víctima y habían sido separados por los amigos de ambos sin que llegaran a pelearse.

[adrotate banner=”125″]

Según el escrito del ministerio fiscal, el acusado cogió una copa de cristal tipo balón y por la espalda la “estampó” en la cara del otro joven, que se encontraba hablando con una amiga. Esta agresión le provocó lesiones en el ojo por las que precisó puntos cirugía con varios meses de curas y días impeditivos, además de trastornos psicológicos por estrés postraumático y perjuicio estético. Finalmente, el escrito de acusación sostiene que la víctima sufre una minusvalía del 14% por pérdida visual completa del ojo izquierdo.

Por ello, el agresor está acusado de un delito de lesiones y por responsabilidad civil se le piden 6.030 euros por las sesiones y 124.134 euros por las secuelas, a lo que la acusación pide añadir un 10% por factor de corrección y un 20% al tratarse de lesiones de carácter doloso. En este sentido, la acusación pide medidas cautelares exigiendo fianza y embargando los bienes suficientes para asegurar el pago. En el juicio, a las 09.30 horas de este lunes en la Audiencia Provincial, declararán cuatro testigos y se incluirán dos pruebas periciales.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.