Foto: Europa Press

El ex secretario general del PSOE y aspirante a las primarias, Pedro Sánchez, apuesta por la creación de un sector de banca pública y otro de banca cooperativa y social como medidas para combatir la concentración bancaria y garantizar el crédito en la economía.

[adrotate banner=”125″]

Ésta es una de las propuestas con las que el exlíder de los socialistas se presentará a las primarias en las que intentará volver a los mandos del PSOE. Sánchez presenta este lunes en Madrid su programa, que ha bautizado ‘Por una nueva socialdemocracia’, y que quiere someter a la opinión de los militantes y a los simpatizantes para después presentarlo al 39 Congreso que ratificará al nuevo secretario general.

En el documento, el candidato a la Secretaría General del PSOE retoma la apuesta por la creación de una banca pública como forma de garantizar el crédito en la economía que en su momento ya defendió el exlíder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba.

En este sentido, se alerta del avance hacia un sistema de fuerte concentración bancaria “si no lo remediamos”. Así, se aboga por revertir esa tendencia “como garantía de una economía que disponga de recursos de inversión y crédito” mediante la creación de un sector de banca pública y otro de banca cooperativa social.

En su programa electoral de cara a las elecciones del 26 de junio, con Sánchez como candidato, los socialistas fijaban el plazo de un año para que el ICO actuara como banca pública que canalice los incentivos públicos a la modernización de la economía.

MENOS HORAS POR EL MISMO SALARIO

También en materia económica, el ex secretario general del PSOE defiende igualmente la disminución de las horas de trabajo con el mismo salario como demanda que debe pasar a “un primer plano” ante la robotización y automatización de los procesos industriales que están llevando hacia una sociedad “donde el desempleo tiende a crecer por un efecto de sustitución de trabajadores por máquinas inteligentes”.

Esta situación lleva a Sánchez a defender la “necesidad de afrontar el reparto del trabajo asalariado” y nuevas formas de organización del trabajo y argumenta que “no es el trabajo humano el que se está poniendo en peligro debido a la digitalización, sino el trabajo asalariado”.

“Existen muchos trabajos con utilidad social que difícilmente tendrán una valoración de mercado, y que deberán ser compensados con esa renta básica, del mismo modo que defendemos que otros muchos trabajos con utilidad social deberían ser creados o reconocidos, valorizados y dignificados en el propio mercado”, señala.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.