Los sindicatos de estibadores han convocado un nuevo calendario de huelgas en los puertos a partir del próximo 6 de marzo, que contempla nueve jornadas de paros parciales que, al estar programados en días alternos, supondrá extender la movilización durante tres semanas consecutivas.

Así lo anunció Antolín Goya, coordinador de la Coordinadora de Trabajadores del Mar, principal sindicato del sector, al término de la reunión mantenida este martes con la patronal y el mediador designado por el Gobierno, el presidente del CES, Marcos Peña.

[adrotate banner=”125″]

En concreto, el nuevo calendario de huelga arrancaría el lunes 6 de marzo y se llevaría a cabo durante nueve días alternos, los lunes, los miércoles y los viernes de tres semanas consecutivas (los días 6, 8, 10, 13, 15, 17, 20, 22 y 24 del próximo mes), en los que los estibadores estarían llamados a parar las horas impares.

La movilización afecta a un sector básico, el de la carga y descarga de las mercancías que entran y salen de España por barco, una carga anual valorada en unos 200.000 millones de euros, que supone el 86% de lo que el país exporta y el 65% de lo que importa.

No obstante, la convocatoria de huelga no supone una nueva ruptura de las negociaciones que, de hecho, continuarán mañana miércoles. Por la mañana, a partir de las 8.30 horas, el mediador mantendrá reuniones bilaterales con sindicatos y patronal en la sede del CES. Por la tarde, a partir de las 16.00 horas, las tres partes volverán a sentarse en la mesa de negociación en la sede del Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Con los paros, los sindicatos pretenden exigir al Gobierno que no apruebe la reforma de la estiba en el Consejo de Ministros de este viernes, tal como tiene previsto el Ministerio de Fomento, sino que la aplace hasta que haya un acuerdo con el sector.

Asimismo, los estibadores reclaman que el Gobierno vuelva a estar representado en la mesa de negociación con el sector, al considerarlo necesario para determinar cómo se traslada a la reforma cualquier eventual acuerdo que se alcance con la patronal. “Hay una necesidad imperiosa de que Empleo o Fomento se sienten en la mesa”, subrayó.

SOPRESA ANTE EL MEDIADOR.

En este sentido, el dirigente de Coordinadora expresó la sorpresa de los sindicatos ante el hecho de que el Ministerio de Empleo, el Departamento inicialmente asignado por el Ejecutivo para mediar en l negociación, haya a su vez delegado este papel en el presidente del Consejo Económico y Social (CES).

“En la reunión, el mediador ha confirmado que su papel es sólo mediar y además ha trasladado la intención del Ministerio de Fomento de aprobar la reforma este viernes”, explicó el representante de Coordinadora tras la reunión.

“Ante eso, la única forma que tenemos de defendernos es presentar un nuevo preaviso de huelga”, añadió Antolín Goya, que detalló que la convocatoria se había formalizado durante el transcurso de la negociación.

“Si hay compromiso de que no se apruebe el Real Decreto Ley hasta que no haya un acuerdo en el sector, retiraremos la huelga y seguiremos negociando, que es lo que queremos”, aseguró el dirigente de Coordinadora.

CONVOCATORIA DURANTE LA PRIMERA REUNIÓN.

Los estibadores recurren a una nueva convocatoria justo en la primera reunión de la nueva ronda negociadora que se abre en el conflicto de la estiba después de que la pasada semana Fomento se aviniera a aplazar una semana la aprobación de la reforma y los sindicatos a desconvocar los paros programados inicialmente para esta semana.

Asimismo, tiene lugar a tres días de que Fomento lleve al Consejo de Ministros el texto del Real Decreto Ley por el que pretende reformar el sector.

A pesar de programar nuevas huelgas, los estibadores seguirán en la mesa de negociación “con la mejor de sus voluntades”, si bien mantienen su objetivo de que la reforma del sector garantice el empleo y las condiciones laborales del actual colectivo de 6.150 estibadores.

El Ministerio de Fomento no está en esta nueva fase de las reuniones, al considerar que forman parte de la negociación colectiva entre trabajadores y empresas, ámbito en el que el Departamento estima que pueden dirimirse algunas de las reivindicaciones de los estibadores que asegura no poder incluir en el texto legal de la reforma porque no lo permite Europa.

La Comisión Europea debe avalar la reforma de la estiba para garantizar que se adecúa a la normativa europea, a la que actualmente contraviene. Fomento además mantiene la urgencia de abordarla para que España sortee una sanción del Tribunal de Justicia de la UE que, según el Ministerio, está a punto de fallarse.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.