FOTO: EUROPA PRESS

Virginia López-Negrete es la abogada que ejerció la acusación popular en el juicio del Caso Nóos a través del pseudosindicato Manos Limpias, cuyos dirigentes están entre rejas. La letrada ha enviado a los medios de comunicación una valoración de la sentencia del caso, que se conoció ayer.

[adrotate banner=”125″]

Por la misma, Manos Limpias deberá hacer frente al cien por cien de las costas de la defensa de Cristina de Borbón y también asumirá el coste de la mitad de lo que costaron los abogados de Ana María Tejeiro, la mujer de Diego Torres. Desde la detención y la entrada en prisión del jefe de Manos Limpias, Miguel Bernad, López Negrete intentó desvincularse del pseudosindicato argumentando que Manos Limpias era su cliente y nada más. Desde ese momento López Negrete dejó de contar con el apoyo de la prensa y su figura profesional y personal quedó en entredicho.

Un día después de conocer la sentencia de un juicio histórico, Virginia López Negrete valora lo siguiente. COMUNICADO ÍNTEGRO

“Hay que destacar la relevancia de que por primera vez en la historia de España y de Europa una hija y hermana de Rey haya sido juzgada en igualdad de condiciones respecto a cualquier ciudadano de a pie.

Y que a falta de analizar en profundidad la sentencia conocida esta mañana, dada su extensión, quiero, en primer lugar, felicitar a las Magistradas por su buen hacer, que ha permitido que los acusados tengan un juicio justo y en igualdad de condiciones respecto a cualquier ciudadano.

No es agradable ver a una persona sentada en el banquillo, y aún menos a una hija y hermana de Reyes de España, pero ello ha demostrado, sin ninguna duda, que todos somos iguales ante la ley y mucho más tras este proceso, pero del mismo creo que existen obligaciones exigibles a personas que representan determinadas instituciones, que si bien las hacen distintas, no lo son ante la ley.

No es motivo de satisfacción la condena de nadie, y tampoco de los acusados condenados en este proceso. Como ciudadana española no aplaudo determinadas posturas y actitudes pero sí me siento orgullosa del funcionamiento de la justicia en este procedimiento histórico, difícil y lleno de obstáculos de toda índole y origen.

Que a pesar de las presiones que he recibido, y sigo recibiendo, para que abandone el ejercicio de la acusación popular contra la Infanta Cristina de Borbón y Grecia, creo que mi esfuerzo ha valido la pena al permitir que haya una sentencia histórica, en la que una Infanta de España ha sido condenada justamente como autora de lo penado en el art. 122 de nuestro Código Penal, que a mi entender, y al de muchos españoles, les ha devuelto cierta confianza en la Justicia al comprobar que, al menos en esta ocasión, se aplica la igualdad ante la ley consagrada en nuestra Constitución.

A pesar de la equivocada interpretación que hacen los abogados de la Infanta…. La MISMA NO HA SIDO ABSUELTA DON TODOS LOS PRONUNCIAMIENTOS, SINO QUE LA INFANTA CRISTINA HA SIDO CONDENADA COMO AUTORA DEL ARTÍCULO 122 DEL CÓDIGO PENAL ESPAÑOL, POR BENEFICIARSE DE LOS ILÍCITOS OBTENIDOS ILEGALMENTE POR SU ESPSO EL SR URDANGARÍN.

Es decir:

LA INFANTA CRISTINA “SÍ” HA SIDO CONDENADA EN FUNCION DEL CÓDIGO PENAL ESPAÑOL.

Manifestar y reiterar, con todos los respetos a los Letrados de la Infanta Cristina, que el fallo de la sentencia ha sido CONDENAR A LA INFANTA CRISTINA COMO RESPONDABLE DEL ART. 122 DEL CÓDIGO PENAL.

El que sus Letrados, con todos los respetos, manifiesten que ha sido “Absuelta “ de todo, es faltar a la verdad.

A partir de ahora me permitirán que analice detenidamente tan prolija y extensa sentencia y decida qué hacer en función del mandato de mi cliente, a quién he trasladado urgentemente la sentencia.

Aunque ya les adelanto que, salvo posibles ejecuciones y/o medidas cautelares, manifiesto que, como ya dije en su día, no renuncié antes, primero porque tenía un encargo profesional vigente, y segundo porque entendía que mi renuncia hubiera ocasionado muchos inconvenientes y disfunciones para la buena marcha del proceso. Por ello me mantuve en mi puesto ejerciendo la acusación popular, como me correspondía, pese, insisto, a las presiones tan terribles que tuve que soportar, ya que además, si yo no lo hubiera hecho, hoy no tendríamos la Sentencia que tenemos, respecto a la Infanta Dña. Cristina de Borbón, la cual, si yo me hubiera retirado, la conducta de la misma hubiera quedado impune, lo cual hubiera sido un gravísimo ataque a la justicia en este país y que desde luego sin la institución de la acusación popular a la que yo he representado no se hubiera hecho justicia.

Aprovecho para agradecer a los numerosísimos ciudadanos anónimos que me han venido apoyando en la lucha por la legalidad y para que en este país la justicia sea igual para todos, así como de compañeros del gremio, y espero que el tiempo ponga a cada uno en su sitio, ya que la verdad siempre prevalece.

Y por último aprovecho para manifestar mi agradecimiento a todos los demás compañeros de profesión que me han acompañado durante todos estos años

Y termino con una máxima que siempre intento aplicar en mi vida.: Las 3 “P”:

PACIENCIA, PRUDENCIA Y PERSEVERANCIA

GRACIAS A TODOS”

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.