Foto: Europa Press

La Academia de Cine ha denunciado el robo de joyas durante la pasada gala de los Goya, que se celebró el sábado 4 de febrero, según han confirmado a Europa Press fuentes de la institución. El valor del robo asciende a unos 30.000 euros y se trataba de joyas de la marca Suárez.

Los objetos sustraídos –entre los que se encontraban una sortija, unos pendientes y gemelos–, se encontraban en una habitación del Hotel Auditórium de la capital, donde se guardaba además ropa y complementos utilizados durante la gala.

[adrotate banner=”125″]

Las joyas sustraídas estarían depositadas en cajas en dependencias correspondientes al departamento de vestuario y supuestamente no se guardaban bajo especiales medidas de seguridad ni dentro de cajas fuertes. La denuncia del robo fue interpuesta a primera hora de la tarde del lunes por el jefe de producción.

La Policía Nacional ha centrado su primera línea de investigación en un trabajador, centrándose en el análisis de las cámaras de seguridad del Hotel Marriott Auditórium.

Los agentes encargados del caso barajan como principal hipótesis que la sustracción se produjo durante la celebración de la ceremonia anual de la Academia de Cine por algún empleado por esta institución que conocía cuál era la habitación del hotel donde se guardaban las joyas sustraídas, concretamente relojes, una sortija, unos pendientes y unos gemelos.

Las citadas fuentes han destacado la dificultad que conlleva la investigación policial por tratarse de una habitación en la que entraron y salieron numerosos actores, además de técnicos y trabajadores empleados durante la gala. La organización de la 31º gala de los Goya ya ha ofrecido a la Policía un listado de los empleado de la última ceremonia.

Como es habitual en este tipo de eventos, la marca presta joyas a los actores para que las luzcan en la gala y, posteriormente, pide su devolución. Ayer fue ese día y es cuando descubrieron que faltaban varias piezas. Durante el evento, no disponían de ninguna persona que vigilara exclusivamente las joyas.

“Es normal no disponer de un vigilante de seguridad específico cuando las joyas no superan una cierta cantidad de valor o no tienes ninguna pieza exclusiva. Lo habitual es contar con una póliza de seguros con determinada cobertura ante este tipo de sucesos”, ha señalado a Europa Press el secretario general del Gremio de Joyeros y Relojeros de Madrid, Armando Rodríguez.

NADIE COMUNICÓ EL ROBO DURANTE LA GALA

Por parte del hotel, se ha asegurado que nadie les comunicó ni a la dirección y a la seguridad del recinto la presencia de joyas en sus instalaciones durante la gala. A las 13.00 horas de este lunes la productora del certamen le comunicó la desaparición de varias alhajas.

También, han confirmado que desde la celebración de la gala el sábado hasta el desmontaje del escenario y cada una de las salas el domingo y lunes el tránsito de gente fue “elevado”. El Auditorium ha destacado además que “ha facilitado y facilitará” la información necesaria a las autoridades.

Asimismo, ha sido denunciado el robo durante la ceremonia de material audiovisual de varios fotógrafos, como dos objetivos, un flash y dos baterías de cámara. Los objetos fueron depositados en una parte del escenario y cuando los trabajadores fueron a recogerlos ya no estaban allí.

CULTURA HABLA DE ROBO “LAMENTABLE”

Desde el Gobierno, ha llegado la reacción del Secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, quien considera “lamentable” el robo de joyas. “Creo que ha sido a Barbara Lenie y es una desgracia que puede ocurrir en cualquier momento”, ha explicado Benzo en una entrevista en RNE recogida por Europa Press.

El secretario de Estado ha expresado su deseo de que “recuperen lo robado” después de ironizar con su presencia en la gala. “Yo no he intervenido en eso (el robo), fui a los Goya, me divertí y me fui”, ha añadido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.