La expresidenta del Parlament, Xelo Huertas, ha pedido este jueves en la vista previa en el juzgado de primera instancia número 14 de Palma su restitución en Podemos, así como en el grupo parlamentario y en su cargo en la Mesa del Parlament, petición que desde el Ministerio Fiscal se considera que “excede los límites de lo que es una medida cautelar”.

[adrotate banner=”125″]

Durante su intervención, el abogado defensor de Huertas, Francisco García-Mon, ha destacado que como medida cautelar “se solicita el mantenimiento del ‘statu quo’ previo a la sanción” por la que fue expulsada su defendida y ha aseverado que “miembros de un partido político tienen derecho a la libertad de expresión dentro de un partido, incluso aunque se expresen opiniones contrarias”.

Según ha dicho, durante el proceso se ha producido “un trato desigual que merece ser corregido” como es el hecho de que una de las personas que se manifestó en el mismo sentido que Huertas, es decir, votar en contra de los Presupuestos autonómicos de 2017, fue Baltasar Picornell, a quien, según ha dicho, “se le ha premiado” porque parece que “Podemos lo está promoviendo a la Presidencia del Parlament”.

A esto, la responsable del área legal de Podemos de Baleares y abogada de la formación, Aina Díaz, ha señalado que si Xelo Huertas fuera restituida en el partido por mandato legal supondría “tumbar el código ético” de la formación y “sería decirle” que no puede tener un código tan estricto sino uno como “el PP o del PSOE”, lo que supondría un “daño a la imagen extenso”, motivo por el que ha pedido una “caución a la altura del daño que se pueda hacer al partido político”.

Díaz ha descartado que se haya expulsado a Huertas por ejercer su libertad de expresión y ha dicho que fue por “vulnerar el código ético de la formación” y por anunciar su pretensión de llevar a cabo un hecho: “Voy a votar en contra de los Presupuestos si no se arregla lo del laboratorio de Bachiller”.

Además, ha dicho que Huertas, mientras pretendía “chantajear a la dirección política de Podemos, le decía al Govern que tenía cinco diputados que podían tumbar los Presupuestos”.

Según ha expresado Díaz, la defensa de Huertas “ha hablado de conspiración” al no haber expulsado a Picornell, que también manifestó su oposición a los Presupuestos; pero la letrada ha señalado que “dista mucho plantear que se haya de votar en contra de manera conjunta, como dijo Picornell, a decir que se votará en contra si no se arregla lo de Bachiller”, cuyo laboratorio dejaba de ser presupuestado en las cuentas de la Comunidad.

Por su parte, la Fiscalía, que no ha entrado en los detalles del caso, ha manifestado que la petición de Huertas “excede los limites de lo que es una medida cautelar”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.