El juez de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, ha ordenado a la Policía Nacional que realice una nueva búsqueda del cuerpo de la joven Marta del Castillo en una zona del río Guadalquivir que todavía no ha sido rastreada. Es en la dársena del río, en las inmediaciones del antiguo club de remo de Lipasam, entre el puente del Cachorro y la pasarela de la Cartuja.

En un auto fechado este  7 de febrero el juez ordena a la Policía Judicial, “con los medios que el Cuerpo Nacional de Policía considere necesarios, la inspección del tramo del río en el que se localizan los focos o puntos de interés” en el informe aportado por el padre de Marta, Antonio del Castillo, “para la búsqueda y localización del cuerpo de la víctima”.

[adrotate banner=”125″]

La búsqueda ordenada por el juez en su último día al frente del Juzgado de Instrucción número 4 antes de tomar posesión de la plaza que ha obtenido en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla, será realizada por agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), que ya están preparados para actuar, mientras que el inicio de la búsqueda dependerá de las condiciones climatológicas existentes.

Hay que recordar que, el día 1 de diciembre de 2016, el padre de la joven entregó en el Juzgado un nuevo informe que sostiene que el asesino confeso, Miguel Carcaño, podría haber arrojado el cuerpo de la joven a una zona del río Guadalquivir donde no se ha buscado a su hija con anterioridad.

De este modo, y a partir de una información aportada por un ciudadano anónimo, el geofísico Luis Avial –que buscó a Marta en la zona de Majaloba con un georradar– y un criminólogo han realizado un estudio en la dársena del Guadalquivir para lo que han empleado una especie de sonar o radar submarino de los utilizados para detectar los pecios y cuyos resultados apuntan la posibilidad de que existan restos humanos en la zona.

El juez explica en el auto que la pieza separada para la búsqueda del cuerpo se abrió con el objetivo de acordar en su seno “cuantas diligencias fueran necesarias para agotar la investigación de todas las hipótesis, por remotas que sean, capaces de arrojar luz acerca del paradero del cuerpo de la menor”.

“Una línea de trabajo planteada directamente por el padre de Marta”

El magistrado explica que “nos encontramos ante una línea de trabajo” planteada “directamente” por el padre de Marta del Castillo, quien aporta un informe “para respaldar una posible localización del cuerpo de su hija”.

El juez precisa que, con carácter previo a resolver, ordenó una investigación policial sobre la hipótesis de trabajo sugerida y los presupuestos que la sustentan: “es evidente que no podemos descartar, como hipótesis de trabajo, que algunos ‘puntos sensibles’ recogidos en el informe aportado por Antonio del Castillo puedan, potencialmente, corresponderse con restos óseos humanos”.

“A ver si conseguimos que sea la última búsqueda”

El padre de Marta del Castillo, asesinada en enero de 2009 por Miguel Carcaño, se ha mostrado este martes “ilusionado” y “esperanzado” con la nueva búsqueda del cuerpo de su hija y ha confiado en que “por fin” puedan encontrar el cadáver para así dejar “atrás” esta “tortura”.

Antonio del Castillo ha querido agradecer al juez de Instrucción número 4, Francisco de Asís Molina, que haya autorizado esta nueva búsqueda, y a la Policía Nacional el “esfuerzo” que va a realizar.

“Estamos esperanzados, a ver si conseguimos que sea la última búsqueda y que dé resultados”, ha puesto de manifiesto el padre de Marta, quien ha asegurado tener confianza en que esta vez sea la “definitiva”, añadiendo que desde el piso de León XIII donde tuvo lugar el crimen hasta esta zona del río Guadalquivir se tarda 10 minutos andando. “Yo mismo lo he comprobado y es cierto”, ha señalado.

Esto último podría coincidir con las versiones aportadas a lo largo del juicio que vieron cómo Miguel Carcaño sacaba una silla de ruedas y transportaba un bulto rígido.

“Tres chavales con una silla de ruedas”

Tras preguntarse cómo no habían pensado en este sitio con anterioridad, Antonio del Castillo ha desvelado que, tras entregar el informe en el Juzgado, una persona le llamó y le contó que la madrugada del 24 al 25 de enero de 2009 “vio a tres chavales con una silla de ruedas por los alrededores del Instituto Anatómico Forense”, y junto a ellos “una pareja”.

Tras precisar que esta persona compareció posteriormente ante la Policía para ratificar la versión ofrecida, le ha querido agradecer que se haya puesto en contacto con él para narrarle lo que vio aquella noche.

La búsqueda ordenada por el juez en su último día al frente del Juzgado de Instrucción número 4 antes de tomar posesión de la plaza que ha obtenido en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla, será realizada por agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), que ya están preparados para actuar, mientras que el inicio de la búsqueda dependerá de las condiciones climatológicas existentes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.