El bosque urbano, que estará situado en los terrenos del antiguo canòdrom, empezará a ser una realidad antes de finales de año y estará finalizado a principios del año 2018, según ha indicado el Ayuntamiento de Palma.

El proyecto de ejecución estará acabado el mes de abril para empezar la licitación de las obras, de modo que éstas se puedan iniciar antes de final de año.

[adrotate banner=”125″]

El objetivo es que la segunda fase del proyecto, que estará situado en los terrenos del velódromo de Es Tirador, pueda estar terminado en 2019, han indicado.

Noguera ha afirmado que con esta iniciativa “Palma se equipara a grandes ciudades del mundo que ya cuentan con un bosque urbano dentro del centro de la ciudad”.

El regidor también ha destacado que el proyecto presentado hoy permite “transformar un punto negro de la ciudad, además de contribuir a la lucha contra el cambio climático, con una gran concentración de árboles dentro de la ciudad que permitirán reducir la emisión de CO2”.

CONEXIÓN

El director general de Vivienda, Francisco Cifuentes, ha destacado que el bosque urbano “conectará la ciudad con la naturaleza, además de conectar barrios tradicionalmente aislados por el torrente de Sa Riera como Es Fortín y el camino de Jesús y Bons Aires”.

Cifuentes ha explicado que el proyecto aprovechará e integrará elementos ya existentes, como la antigua entrada al canódromo, la pista, que será un espacio para correr, los árboles y la vegetación existente.

Noguera ha indicado que se cuenta con una inversión de 500.000 euros para esta primera fase, provenientes de los fondos de la Ley de Capitalidad y de los presupuestos participativos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.