Imagen de archivo

Una mujer, que se encontraba bajo los efectos del alcohol, ha sido detenida en la localidad de Portocristo tras protagonizar un incidente en el interior de un bar de la zona. La mujer lanzó un farol contra el propietario del local. Al parecer, se encontraba ebria y ya había alterado el orden varias veces en el interior del bar.

[adrotate banner=”125″]

La mujer amenazó a los empleados y la emprendió a golpes contra el propietario, al salir del establecimiento profiriendo gritos e insultos, arrancó a la fuerza una lámpara de metal que estaba instalada en el exterior y volvió a entrar en el local con la intención de lanzársela al propietario. Dispuesta, entró y golpeó al dueño del local en la cabeza con el contundente objeto, provocándole lesiones graves.

La Policía Local de Manacor acudió rápidamente al establecimiento y encontró todavía enzarzados a la mujer y al propietario, por lo que trataron de separarles mientras que la detenida intentaba agredir a todos los presentes. En primer lugar, los agentes trataron de convencerla pero la mujer se abalanzó contra ellos y comenzó a golpearles. Varios agentes sufrieron lesiones a causa de la violencia de la mujer; por lo que se optó por inmovilizarla y proceder a su detención.

El propietario del local sufrió heridas de diversa consideración, sobre todo golpes y cortes contundentes provocados en cabeza y rostro. El servicio de ambulancias trasladó urgentemente al herido hasta el Hospital de Manacor, donde fue atendido por los facultativos de guardia.

Detenidos dos conductores ebrios implicados en accidentes de circulación en el municipio

El alcohol también fue el desgraciado protagonista de varios accidentes de circulación ocurridos en el pasado fin de semana, por lo que tres conductores fueron detenidos por delitos contra la seguridad vial; dos de ellos bajo los efectos del alcohol.

Los agentes de la Policía Local de Manacor fueron requeridos en diferentes accidentes de tráfico para realizar los atestados pertinentes; al llegar al lugar, comprobaron que los conductores responsables de cada accidente presentaban síntomas de haber consumido bebidas alcohólicas. Tras realizar las correspondientes pruebas y confirmar el positivo, los agentes procedieron a su detención.

Los detenidos fueron trasladados hasta las dependencias policiales; se enfrentan a una pena de tres a seis meses de prisión o multa; además de la privación del permiso de conducir de entre uno a cuatro años.

Poco después, se produjo un tercer accidente de tráfico y tras acudir la patrulla al lugar, descubrieron que la conductora implicada carecía del permiso de conducir; por lo que también se procedió a su detención. Los tres conductores detenidos ya han sido puestos a disposición judicial y se encuentran a la espera de realizar el correspondiente juicio por los delitos cometidos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.