La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha absuelto al joven acusado de dos delitos de intento de homicidio por lanzar piedras, el 3 de diciembre de 2014, contra los vehículos desde el puente de Son Cladera situado sobre la autovía MA-13.En su declaración ante la Fiscalía el pasado 18 de enero, el inculpado, Javier D.H., que se enfrentaba a una petición de 18 años de cárcel, explicó que iba caminando por el puente de regreso a su casa, sin pararse en ningún momento, cuando un vehículo dio «un giro muy brusco y me puse muy nervioso porque hacía año y medio me habían atacado». «Al momento me dijeron que eran policías y me preguntaron si yo era el de la piedra, pero no sabía de qué me hablaban», aseguró en su momento.

[adrotate banner=»125"]

En la sentencia, facilitada este jueves, se establece que aunque queda acreditado que D.H. se encontraba en dicho puente no ha quedado acreditado que procediera a arrojar varias piedras en el momento en el que por debajo del mismo pasaba el coche policial camuflado, un Citroën C4, ni por el otro vehículo, un Dogde Caliber.

Según la misma, la Sala, durante el juicio oral, «no ha obtenido razonablemente la convicción de que los hechos» de los que se le acusaba «hayan sido cometidos por el procesado» y que las pruebas presentadas no han sido suficientes «para desvirtuar la presunción de inocencia».

En el juicio, el procesado ha explicado que volvía de un salón recreativo desde la calle Aragón y que al pasar por el puente no se paró. «No tenía por qué», ha insistido. El joven ha asegurado no haber tenido «nunca problemas» ni haberse «metido en líos de ningún tipo».

Tras su declaración ha sido interrogado el agente de Policía que le detuvo y que, según ha relatado, fue golpeado por una de las piedras, que impactó sobre el vehículo camuflado que conducía y fracturó la luna delantera. El testigo ha recordado que los hechos se produjeron durante el dispositivo de vigilancia que montó esa noche junto a otro compañero, ya que desde hacía dos semanas se tenía constancia de que se lanzaban piedras sobre la autovía.

«Pasaban pocas personas pero justo cuando nos íbamos, tras una hora y veinte estacionados, le vimos caminando [a[al acusado]cuajaba con la descripción que teníamos. Habíamos visto pasar a cuatro personas y una quinta era algo interesante», ha recordado.

De hecho, en ese momento el compañero exclamó «mira, un melenudo por aquí», señalando que era una persona joven y, pensando que pudiera ser él, dieron la vuelta para identificarle.

«LO DETUVIMOS POR INDICIOS»

En ese instante el policía vio «algo oscuro» sobre el puente, en posición erguida pero, al freguntarle la fiscal si se trataba de la misma persona que habían visto anteriormente, ha respondido que «seguro cien por cien es imposible que lo pueda afirmar. Lo detuvimos por indicios. No le vimos la cara».

«Mi compañero siempre lo mantuvo a la vista y fue cuando recibimos el impacto. Él me estaba narrando todo. Entró la piedra y me dio en la cabeza», ha abundado el policía. Durante la declaración, el agente ha manifestado que después le dio el alto y, aunque le vio nervioso, se comportó «perfectamente» y fue una persona «ejemplar».

4 Comentarios

  1. ¿Y no se te ha ocurrido, Ñordo Picaverga, que efectivamente no ha sido él? ¿Donde queda la presunción de inocencia? Me encantaría ver a toda la prensa que lo ha puesto a parir estos años, y especialmente a la antigua delegada del gobierno, publicando una nota rectificativa. La difamación y el daño al honor de este chico son irreparables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.