Fotos: Isabelle Sleijpen

Sant Sebastià 2017 contó con un guiño del clima. La lluvia tuvo la bondad de remitir, aunque fuera de forma intermitente, y permitió que los palmesanos celebraran las populares torradas de su patrón sin ningún problema; combatiendo el frío junto al fuego y enfrentándose a las temperaturas, que no resultaron tan bajas como en los días previos a las fiestas.

[adrotate banner=”125″]

Las principales plazas de Palma se engalanaron para recibir a los numerosos y diversos grupos del panorama musical. La plaza de la Reina fue, durante esta edición, una de las más aclamadas junto a la Plaza Joan Carles I y el recién adquirido protagonismo de Jacint Verdaguer.

DJ Kanas, un clásico que reúne siempre a un nutrido grupo de amigos que bailan a su son en la plaza del Mercat, comenzó a pinchar sobre las 20:00 horas y acabó pasadas las 02:00 de la mañana, manteniendo el ambiente festivo en todo momento.

En la plaza Joan Carles I, sonaron Efecto Pasillo, Obús, los ganadores del certamen Art Jove “Salvatge Cort” y Dinamo; que ofreció una gran actuación en la que muchos vieron bailar a José Hila, alcalde de Palma. Aunque entre los convocados a la conocida “Plaza de las Tortugas”, los canarios “Efecto Pasillo” fueron de los más esperados y poco después de las 23:30, ofrecieron un concierto triunfal de más de hora y media que iluminó la noche de Palma hasta la llegada de Obús, el reconocido grupo de heavy metal que cerró el cartel musical en la plaza.

Mientras, en el extremo opuesto del Passeig del Born, la Plaza de la Reina dedicaba su escenario por completo al estilo más flamenco. Los famosos y aclamados José el Francés y Camela, llenaron la plaza con sus éxitos. El público coreó uno a uno todos sus temas y durante esa franja de actuaciones, esa zona de conciertos en el Born fue de las de mayor afluencia.

Un público más rockero y con muchas ganas de vivir Sant Sebastià hasta el final, se dio cita en la plaza Jacint Verdaguer, donde tocaba Siniestro total. Cientos de seguidores disfrutaron tanto de las torradas como de la actuación hasta bien entrada la madrugada.

Un total de 32 artistas resonaron en los numerosos puntos establecidos para disfrutar de Sant Sebastià, que debido a las gélidas temperaturas, no ha sido de los de mayor asistencia pero sí ha permitido a mallorquines y residentes disfrutar de conciertos elegidos por el propio público y destinados a contentar a los amantes de cualquier estilo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.