La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha acreditado en un informe que la implantación en 2010 del sistema de Régimen de Actuaciones Individuales (RAI) ha propiciado el “afán recaudatorio” de la Administración con un aumento de las multas que a su vez, produce una presión sobre los agentes en el desarrollo de su trabajo diario.

[adrotate banner=”125″]

“Se trata de una medida simplemente recaudatoria por la que se presiona a los agentes ante la amenaza que esto supone a su economía familiar”, ha denunciado AUGC en un comunicado. Además, añaden que el aumento de las multas tiene relación con la caída de los auxilios en carretera; “hasta 2010”, explican, “se puede comprobar que la relación entre número de sanciones y ayudas en carretera se mantuvo en paralelo”. En 2014, el año con mayor diferencia en comparación con la tendencia desde 2004, se impusieron 135.000 multas y las ayudas en carretera se redujeron hasta los 15.000 auxilios. AUGC ha extraído estos datos de los boletines estadísticos de la Dirección General de la Guardia Civil publicados entre los años 2004 y 2015.

De acuerdo a los datos analizados por esta asociación, en 2010 las ayudas habían rondado la cifra de 120.000, mientras que las sanciones apenas llegaron a 95.000. En declaraciones a Europa Press, el portavoz de AUGC, Juan Fernández, ha explicado que el sistema, instaurado en la etapa de Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior, se ha “camuflado” con las sucesivas denuncias planteadas por esta asociación en los tribunales.

“Actualmente se evalúan los complementos salariales de acuerdo a un baremo por el que el auxilio en carretera se premia con 0,10 puntos y la denuncia grave con 2 puntos, veinte veces más en el segundo caso”, ha detallado el portavoz de AUGC, que cuestiona, además, que el sistema “gratifique” el trabajo que realizan los agentes en funciones burocráticas.

Lo anterior se deduce, según él, de que la Dirección General del Instituto Armado observa especialmente a los motoristas de Tráfico y a los agentes de atestados para comprobar el número de denuncias que llevan a cabo. “Se les notifica por carta si no están cumpliendo el rendimiento en lo relativo a denuncias y, en el caso de acumular tres avisos, se les retrae de la nómina una parte de un complemento que, en la escala más básica, es de 115 euros”, explica.

AUGC, asociación mayoritaria entre los guardias civiles, se pregunta si esta medida puede contribuir al desprestigio de los propios agentes, “los mismos que han logrado que la Guardia Civil sea la institución más valorada por los españoles”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.