Xelo Huertas todavía no ha sido cesada como presidenta del Parlament después de una tensa sesión de la Mesa del Parlament que se ha visto interrumpida al abandonar la sala la propia Huertas y los diputados del PP.

Estos tres miembros de la Mesa han salido de la Sala del Senado unos 20 minutos después de que diera comienzo la sesión que debía recibir la expulsión de Huertas del Grupo Parlamentario Podemos y tramitar el posterior cese, en virtud del artículo 39c del reglamento del Parlament, que señala que un miembro de la Mesa pierde tal condición al dejar de pertenecer a su grupo parlamentario.

[adrotate banner=”125″]

Según han explicado tanto Huertas como el PP más tarde a los medios de comunicación, han dejado la sala tras una disputa a raíz de un documento que el diputado del PSIB, el vicepresidente del Parlament Vicenç Thomàs, ha llevado a la sesión y del que carecían los demás miembros de la Mesa.

Dicho documento procedía de la letrada del Parlament y recogía los pasos a seguir desde el momento de la expulsión.

Tanto Huertas como el PP han alegado que así se producía una “situación de indefensión” puesto que no todos contaban con la misma información, motivo por el que han abandonado la Mesa.

Momentos después, el socialista Thomàs ha explicado a los medios que la Mesa ya había aceptado el escrito de expulsión de Podemos pero la sesión se ha interrumpido mientras se abordaba la aplicación del artículo 39c (y la posterior inclusión de Huertas y la otra diputada expulsada, Montserrat Seijas, en el Grupo Mixto) por lo que no ha querido confirmar si Huertas sigue o no siendo la presidenta de la Cámara.

Según el Grupo Parlamentario Socialista, la Mesa debía reanudarse a las 13.00 horas. Sin embargo, los diputados del PP han anunciado que no asistirían puesto que se trataba de la misma sesión y no han cambiado los motivos que les han llevado a salir. Por su parte, Huertas no ha informado sobre si pensaba asistir y ha permanecido en su despacho.

Tras esperar durante una hora, Thomàs y la otra miembro de la Mesa, Joana Aina Campomar (MÉS) han levantado la sesión sin que se haya tramitado el cese efectivo de Huertas.

Por todo ello, los partidos de la mayoría acusan al PP y Huertas de haber efectuado una “maniobra consensuada” para bloquear la situación.

EL DOCUMENTO DE LA LETRADA

Según Thomàs, el documento que ha provocado la discusión contiene los “acuerdos que se tenían que tomar” a partir de la expulsión y se lo había pedido a la letrada tras saber este lunes que Huertas había anunciado su intención de “desinhibirse de presidir la Mesa”, puesto que como vicepresidente le correspondería a él dirigir la sesión.

No obstante, Huertas ha matizado en declaraciones a los medios que sólo deseaba renunciar a intervenir en las cuestiones que le afectaban directamente.

Este informe de la letrada ha suscitado una discusión con las quejas del PP y de Huertas y el posterior abandono de la Mesa. Al respecto, el PP ha acusado al PSIB de “secuestrar el Parlament” y ha hablado de “pucherazo” mediante “un procedimiento pactado con la letrada” de la Cámara.

En este sentido, el PP ha explicado que quería plantear una serie de argumentos jurídicos y cuestionar si el artículo 39c opera de forma automática, y por ello ha protestado porque “el procedimiento lo llevaban pactado el PSIB y la letrada”; sin embargo, desde PSIB y MÉS consideran que se trata de “actos reglados” ante los que no cabe debate ni interpretación.

Asimismo, el PP asegura que Thomàs ha ocultado el informe con otra hoja al ser preguntado por el documento y que no se les ha ofrecido ninguna explicación; mientras que PSIB y MÉS mantienen que se les ha ofrecido el documento y que “no lo han querido” y “se han marchado”.

Esta discrepancia sobre lo ocurrido ha provocado más tarde un enfrentamiento verbal en los pasillos del Parlament entre la portavoz parlamentaria popular, Margalida Prohens, y la diputada de MÉS y miembro de la Mesa Joana Aina Campomar, que se han acusado mutuamente de mentir.

JUNTA DE PORTAVOCES

Finalmente, poco antes del cierre del registro, PSIB, MÉS y Podemos han registrado una solicitud de convocatoria urgente de la Junta de Portavoces para abordar lo sucedido, si bien han reconocido que la junta no tiene capacidad para tomar las decisiones de la Mesa.

Además, se da la circunstancia de que corresponde a la Mesa convocar la Junta de Portavoces, por lo que la portavoz adjunta del PSIB, Bel Oliver, ha dirigido esta petición “a quien corresponda”.

La solicitud es de carácter urgente, lo que implica que el plazo para convocar la junta se reduce de ocho a cuatro días: teniendo en cuenta que el viernes es festivo en Palma, este plazo terminaría el próximo martes.

De momento, el PI ya ha avanzado que no se suma a esta petición de convocatoria porque no quiere “seguir las instrucciones de ningún grupo parlamentario” sino las de la Oficialía Mayor, si bien ha criticado la “deslealtad” del PP.

Por otro lado, la convocatoria de una nueva Mesa también continúa siendo una incógnita puesto que corresponde a la presidenta convocarla y además los diputados del PP han avanzado que no asistirán hasta que no se les remita el informe de la letrada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.