El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha suspendido la declaración del expresidente de OHL y exministro Juan Miguel Villar Mir, cuya comparecencia, a petición propia y en calidad de encausado, estaba prevista el próximo lunes por videoconferencia en el marco de la causa que investiga la adjudicación presuntamente irregular de las obras del hospital de Son Espases así como su vinculación con la reforma de la sede nacional del PP.i

[adrotate banner=”125″]

Del mismo modo, el juez ha acordado suspender los interrogatorios del director de la construcción de Son Espases, Rafael Martín; el de la edificación del hospital, Joaquín Gonzalo; el viceinterventor de la Comunidad Autónoma en 2006 José Amengual, y Carlos Ribas, Miguel Femenías y Víctor Rubira, quienes intervinieron en uno de los informes emitidos de cara a la adjudicación de las obras.

El magistrado ha atendido así a la petición del abogado de Villar Mir, quien ha acreditado su imposibilidad de asistir a las declaraciones. Castro procederá en breve a un nuevo señalamiento de las mismas.

Recientemente, la Audiencia Provincial de Baleares rechazó archivar la imputación de Villar Mir al entender que esta cuestión debe planteársela a Castro una vez finalizadas las investigaciones y no ahora.

La defensa de Villar Mir, cuya constructora partía a nivel técnico como ganadora en el concurso de Son Espases y finalmente fue desbancada por Dragados -una de las filiales de ACS-, recrimina que se dirijan acciones penales contra él “por ser quien es” en base a “conjeturas imprecisas”, “vaguedades” y “buscando lo que no existe”.

Es más, el encausado ha llegado a comparar de forma velada su situación procesal con la de la Infanta Cristina en el caso Nóos: “Se hace preciso recordar que la misma Fiscalía Anticorrupción” -querellante en el caso Son Espases- “en otros procesos sobradamente conocidos siempre mantuvo, con acierto, que no se es responsable por ser quien es ni por lo que se es, sino por lo que se hace. En suma, la misma tesis que defendemos aquí”.

En otro escrito, el máximo accionista de OHL insinúa que determinadas resoluciones dictadas en el marco de este procedimiento podrían “enmascarar” intentos de evitar la prescripción de los hechos investigados.

La defensa de Villar Mir se apoyaba así en una sentencia de noviembre de 1988 en la que el Tribunal Constitucional destacaba que las demoras “se producen a veces por la práctica de diligencias y trámites absolutamente innecesarios que, en no pocas ocasiones, enmascaran supuestos de inactividad o intentos de evitar prescripciones”.

El pasado mes de diciembre, la Audiencia confirmó asimismo la decisión de Castro de prorrogar un año -a contar desde el pasado mes de junio- sus investigaciones de Son Espases.

Mediante un auto al que tuvo acceso Europa Press, el tribunal de la Sección Segunda desestimaba así el recurso que interpuso en su día el director de Hospitales de OHL, José Magán, contra la resolución que el 3 de junio dictó al respecto el magistrado, al recriminar el encausado que la Fiscalía no había solicitado esta ampliación sino tan sólo la Abogacía de la Comunidad Autónoma.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.