Momento de la detención del fugitivo

El joven detenido por la Policía Nacional sobre las 19:45 de ayer tras protagonizar una persecución desde el Paseo Marítimo hasta Palmanova; había provocado el atropello de tres personas pocos minutos antes. Al parecer, la razón por la cual trató de zafarse del control policial.

El conductor, de 32 años de edad, atropelló a tres personas y embistió un semáforo en el cruce de Vía Alemania con Vía Portugal; a la altura del número 1. El accidente se saldó con tres heridos; dos de ellos fueron atendidos por la ambulancia y trasladados a un centro hospitalario.

[adrotate banner=”125″]

Tras el atropello, el joven escapó hacia Plaza España y de ahí al Paseo Marítimo; donde se encontró el control policial y tras intentar darse a la fuga, protagonizó la escandalosa persecución.

La Policía Nacional había montado un dispositivo de control en la zona y se encontraba revisando numerosos vehículos cuando se dio el alto al joven, que conducía un Citroen C1 de color rojo. El coche no respetó la señal de stop de los agentes y tras pegar un fuerte acelerón, se dio a la fuga evadiendo el control.

El vehículo salió a toda velocidad por el Paseo Marítimo, en dirección al centro comercial Porto Pí; durante el trayecto se saltó varios semáforos en rojo poniendo en un grave peligro al resto de conductores. Tras él, partieron inmediatamente varios vehículos de la Policía Nacional y persiguieron al Citroen, que se introdujo en la autopista en dirección Calvià.

Una vez que el coche se metió en la autovía, los agentes dieron el aviso pertinente a la Guardia Civil de Tráfico y a la Policía Local de Calvià; ellos se sumaron a la persecución y trataron de cortarle el paso al joven conductor fugado. Al llegar a la altura de Palmanova, el detenido sufrió un accidente por el exceso de velocidad. Cuando los agentes se bajaron del vehículo para detenerle, el joven se puso muy violento y agresivo e incluso trató de agredirles.

El detenido ha causado daños materiales a varios vehículos policiales a los que no dejó de dar golpes. Su coche, el Citroen rojo, iba cargado con muebles de pequeño tamaño, de los cuales se está investigando la procedencia. Los agentes abrieron la investigación en dos vías; la primera por que se hubiera dado a la fuga para evitar ser visto por los agentes a causa de portar muebles robados, extremo que se está comprobando en estos momentos. La segunda, que hubiera escapado del atropello con fuga mencionado anteriormente.

La Policía ha logrado reconstruir los hechos gracias a los restos del atropello que quedaron por la vía; ya que cuadraban perfectamente con los impactos del vehículo del conductor detenido; el cual, según fuentes policiales, dio positivo en consumo de estupefacientes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.