La Policía Nacional de Palma ha detenido a dos peligrosos individuos, de nacionalidad búlgara y afincados en Mallorca, acusados de obligar a dos hombres a ejercer la mendicidad bajo amenazas.

El pasado sábado a media noche se presentaron dos ciudadanos búlgaros en dependencias de la Policía Nacional para denunciar su condición de víctimas de trata de seres humanos, hechos que inmediatamente fueron puestos en conocimiento de la UCRIF (unidad contra redes de inmigración y falsificación), unidad policial especializada en este tipo de investigaciones. Simultáneamente se puso en marcha el protocolo de atención y protección correspondientes.

[adrotate banner=”125″]

Las víctimas, ambos varones, relataron como fueron captadas en su pueblo bajo falsas promesas de trabajo y mejora de vida. Su captación era sencilla, los dos carecían de trabajo estable, los dos jóvenes y sin problemas de movilidad; el trabajo sencillo, uno iba a tener como actividad la recolección de naranjas, muy bien pagada, con casa gratis y en el Caribe. El otro se iba a dedicar a ejercer la mendicidad a medias con su captador. En los dos casos los traslados correrían a cargo de los presuntos tratantes.

Una de las víctimas llegó  a Mallorca a primeros del mes de octubre pasado y la otra hace menos de un mes. Los dos fueron obligados a residir en el domicilio de los ahora detenidos en la condición de siervos de éstos durante las horas en las que no ejercían la mendicidad. Cada día desde las 09,00 hasta las 21,30 horas eran obligados a ejercer la mendicidad en centros comerciales de Santa Ponca y de la zona Ocimax en Palma. La recaudación diaria debía de ser de 100€ por cada uno de ellos; la consecuencia de no conseguirlo son palizas a puñetazos o con barra de hierro. Los primeros días fueron trasladados con los ojos tapados a la salida y entrada del piso en el que se encontraban (periodo de adiestramiento), falicitándoles un teléfono desde el cual lo único que podían hacer era recibir llamadas; llamadas de sus “señores” para controlar cómo iba la recaudación o recibir nuevas instrucciones.

La Policía Nacional, logró identificar a los denunciados, el domicilio en el que residen y donde estuvieron retenidas las víctimas, el vehículo de éstos y los lugares donde han sido explotados los denunciantes.

Puesto en marcha el correspondiente operativo policial con el apoyo de la UPR de la B.P.Seguridad Ciudadana sobre las 19,00 horas del pasado miércoles, los denunciados fueron interceptados por los funcionarios policiales en las inmediaciones de su domicilio en Santa Ponça cuando circulaban en un vehículo. En el registro del mismo se intervinieron escondidas bajo la rueda de repuesto un total de 34 bolsas de plástico que contenían una media aproximada de diez euros en cada una de ellas, siendo un total de 390 euros, fruto seguramente de la última recaudación de sus víctimas. Una vez detenidos y practicado el correspondiente registro domiciliario fueron intervenidos más de 3000€ entre monedas y billetes, una barra de hierro/aluminio, balanza de precisión, sustancia POPER, sustancias anabolizantes y dispositivos electrónicos, así como documentación de las víctimas.

La rápida y contundente actuación policial ha permitido además evitar la llegada de otras víctimas que ya estaban captadas por éstos. En el piso investigado se pudo comprobar que las víctimas dormían en unos colchones en el pasillo y comían lo que las personas que salían de hacer compras les donaban. Una de las víctimas estaba siendo preparada para su explotación sexual en ambientes homosexuales.

Finalmente, los detenidos y efectos intervenidos han sido puestos a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.