El conductor está detenido después de dar positivo en cocaína. Un total de 21 niños con edades entre los 11 y los 14 años han resultado este miércoles heridos leves tras volcar un autobús escolar en Fuenlabrada, han informado a Europa Press fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112. 

Alrededor de las 8.15 horas, el servicio de emergencias ha recibido el aviso de que un autobús, por causas que aún se desconocen, ha volcado al tomar una rotonda. El vehículo ha quedado volcado lateralmente y el habitáculo no ha quedado deformado, por lo que los niños han podido salir por su propio pie.

[adrotate banner=”125″]

El autobús se dirigía al instituto Jimena Menéndez Pidal de Fuenlabrada con un total de 44 niños más el conductor. En el accidente se han visto afectados 21 menores que han sufrido contusiones leves y politraumatismos de carácter leve, pero que, para tranquilidad de los padres, han sido trasladados a los hospitales de Fuenlabrada, Móstoles y Alcorcón.

Hasta el lugar han acudido bomberos de Móstoles y Fuenlabrada, así como 12 dotaciones del SUMMA, varias ambulancias de la Cruz Roja y policía municipal de ambos municipios. Asimismo, se ha montado un hospital de campaña para atender a los afectados en el lugar.

Investigación centrada en los amortiguadores y en la velocidad

El sargento de la Guardia Civil de Tráfico, Pablo Pacheco, ha señalado en el programa “Espejo Público” que ahora está investigando las causas del siniestro pero que en una primera comprobación han visto una posible “deficiencia” en los amortiguadores del autocar, pero tienen que comprobar si es de antes o después del accidente. También van a confirmar si el vehículo tenía la Inspección Técnica de Vehículos en vigor y si los niños llevaban el cinturón de seguridad colocado.

De hecho, los agentes que se han hecho cargo de la investigación tendrán que hablar tranquilamente con los chavales sobre los detalles que vieron durante el trayecto en el autobús porque tras el accidente están “muy nerviosos y no han dado detalles en ese aspecto”. “Es una información que luego recuperaremos”, ha dicho el sargento.

Por otro lado, también ha apuntado que a la vista del vuelco “podía haber habido un exceso de velocidad” del autobús al tomar la curva, aunque lo tendrán que verificar. “No hay huella de frenada, pero tenemos una huella de derrape, que es cuando el peso del vehículo recae sobre uno de los ejes”, ha destacado.

[adrotate banner=”140″]

Por último, Charneco ha informado de que el conductor se encuentra actualmente en dependencias de la Guardia Civil –concretamente en las de Móstoles, según la Comandancia– pero que su situación procesal no es la de detenido. “Tenemos que demostrar que ese resultado positivo (en cocaína) ha influenciado en el conductor. Es básico y primordial”, ha indicado. Por ello, van a interrogar al conductor y realizarle otras pruebas al conductor para apreciar si ha tomado drogas.

El chófer, un joven de unos 30 años, llevaba desde el 10 de enero realizando la misma ruta escolar. Había sido contratado por la compañía desde hacía medio año para cubrir sustituciones. Tras el siniestro ha sido atendido por magulladuras y una herida superficial, ambas de carácter leve.

Un vehículo con los papeles en regla

El autobús tenía 11 años de antigüedad y contaba con la ITV en regla, vigente hasta mayo de 2017, han informado a Europa Press fuentes de la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.

El vehículo, que se ha volcado por causas que se desconocen de momento tras tomar una rotonda, puede servir para hacer transporte escolar hasta los 16 años, según marca la normativa. Además, las mismas fuentes han señalado que está en vigor la autorización para este transporte.

El autobús escolar siniestrado realizaba una ruta habitual que trasladaba a alumnos desde el barrio del Parque Miraflores hasta el Instituto Jimena Menéndez Pidal, en Fuenlabrada. La ruta está contratada directamente por el centro escolar y financiada por la Consejería de Educación, como ha explicado el alcalde del municipio, Manuel Robles.

Comunidad de Madrid se personará el en caso del accidente del bus escolar y estudia rescindir el contrato con la empresa

La Comunidad de Madrid se personará en el caso del accidente del autobús escolar siniestrado en Fuenlabrada y está estudiando suspender de forma cautelar el servicio de transporte escolar que presta la empresa del autocar accidentado e incluso rescindir el contrato si se demuestra que no ha cumplido su obligación de mantener la supervisión sobre el estado de sus conductores.

Así lo ha avanzado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, tras presentar el nuevo servicio de intervención canina que atenderá niños con necesidades educativas especiales y en referencia al accidente de tráfico que ha tenido lugar esta mañana, cuando el bus escolar ha volcado provocando 21 heridos.

A su vez, la presidenta regional ha avanzado que la Comunidad se personará en el proceso judicial que se produzca sobre el accidente y se van a tomar medidas para “extremar los controles”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.