"Nada más verlo teníamos la certeza de que se iba a tirar"

Redacción | 08/02/2016

Manuel, Beatriz y Juan son los protagonistas de una historia con final feliz. Ellos consiguieron salvar la vida de un joven suicida de 23 años que saltó del puente y fue cogido 'al vuelo' por un policía nacional y un técnico del SAMU-061.

"Nos hizo pasar un mal rato. Aún tengo los moratones en las piernas de sujetar a mi compañero y no consigo quitarme de la cabeza la imagen del chico saltando", comenta Beatriz.

Por su parte, Manuel y Juan lo tenían muy claro desde un principio: "Nada más verlo teníamos la certeza de que se iba a tirar. De hecho, el médico de la ambulancia ya nos los advirtió", comentan.

"Nos acercamos y el chico no quería hablar con nosotros. Lo único que nos comentaba es que le había dejado su novia y que quería morir. Me acuerdo que comencé a decirle que todo en la vida tiene solución y que no se preocupara. Su reacción era de miedo y desconfianza. "Cada vez que nos acercábamos para tratar de sujetarlo o hablar con él se soltaba de una mano y hacía el amago de soltarse. Hasta que finalmente saltó", concluyó Beatriz.

A Manuel y Beatriz (policías) y Juan (técnico) durante toda la jornada de este lunes el teléfono no les paró de sonar. Les han felicitado sus jefes, compañeros, amigos y familiares. Sin duda alguna, nunca olvidarán lo sucedido aquella tarde del domingo 7 de febrero de 2016 porque les cambió sus vidas. Héroes anónimos que se irán a dormir con la consciencia del trabajo bien hecho.

La historia se remonta  cuando una llamada alertaba a los equipos de emergencia de que un joven había informado que tenía previsto suicidarse. Una ambulancia del SAMU-061 acudió al lugar junto con una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía. A su llegada, los equipos de emergencia vieron a un joven que había saltado la barandilla del puente (Sa Riera, junto a la calle Salvador Dalí) y que iba a saltar.

La pareja de policías se separó y cada uno por un lado se aproximaron al suicida tratando de dialogar con el joven mientras que los sanitarios se colocaron justo detrás. En un momento dado, el chico saltó al vacío, pero uno de los policías se lanzó hacía la víctima cayendo al suelo y consiguiendo introducir su mano entre los barrotes y coger  ‘al vuelo’ al suicida. De manera simultánea también había saltado el técnico sanitario para intentar cogerlo y fue justo en ese momento cuando al policía se le escurrió la víctima logrando el sanitario cogerlo de nuevo ‘al vuelo’ impidiendo que se precipitara desde el puente de una altura de más de 15 metros.  Acto seguido, el resto de agentes, médico y enfermera se incorporaron a las tareas de rescate.

El chico permanece ingresado en el área de psiquiatría del hospital de Son Espases ajeno a las peripecias realizadas por dos policías y un técnico sanitario. "No queremos ni buscamos agradecimientos, lo único que nos reconforta es que un chico de 23 años sigue vivo".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana