“Busco a los agresores de mi hijo”

Alba González | 16/11/2016

JM fue agredido el pasado domingo 13 de noviembre de madrugada en el Paseo Marítimo de Palma. Su madre, Isabel, solicita ayuda ciudadana para poder identificar a los agresores.

Fractura craneal grave. Doble rotura de mandíbula. Ingreso en el hospital de Son Espases. JM fue agredido por dos jóvenes la madrugada del domingo en el Paseo Marítimo, a la altura del Auditòrium. Eran las dos menos diez de la mañana cuando se produjo la disputa. Un empujón hizo caer a JM al suelo y golpearse la cabeza contra el bordillo. No recuerda a sus agresores. Su madre, Isabel; pide ayuda ciudadana para localizar algún testigo de lo ocurrido la noche del pasado sábado 12 de Noviembre .


¿Qué le ocurrió a tu hijo?

Eran casi las tres de la mañana. Mi hijo había estado de cena y de copas por el Paseo Marítimo junto a un amigo. Al salir, decidieron dejar el coche allí y coger un taxi, ya que habían consumido alcohol. Mientras esperaban en la carretera, a la altura del número 33 de Gabriel Roca, se acercaron dos chicos y una chica; uno de ellos les acusaba de estar “mirando a su novia”. Y comenzó la agresión. Empujaron a mi hijo con tan mala suerte que se golpeó la cabeza contra la acera y comenzó a sangrar. En cuanto los agresores vieron la herida y que no reaccionaba les entró miedo y huyeron corriendo. Mi hijo y su amigo quedaron tendidos en el suelo.

¿Hubo testigos de la agresión?

Sé que hubo gente que la vio. Y eso busco. Estos días he ido a la zona y la he peinado arriba y abajo hablando con vecinos, policía portuaria, establecimientos varios; busco cualquier imagen que exista sobre lo ocurrido; una cámara de seguridad instalada, un móvil o cualquier de las personas que pudiera presenciar la agresión. Si hubiera algún alma caritativa que lo presenciara y quisiera ayudarnos, le estaríamos profundamente agradecidos. Quiero identificar a los agresores de mi hijo. (Para aportar cualquier tipo de información al respecto pueden ponerse en contacto directamente con la Policía Nacional, encargados de la investigación o contactar directamente con la familia en la siguiente dirección de correo electrónico infoagresion.JM@gmail.com).

¿Él no recuerda la agresión?

Recuerda algunas imágenes previas. Recuerda la cena y haber bebido unas copas. Bailar, ir a por el taxi. Incluso recuerda ver venir a los chicos hacia él. Pero tiene muchas lagunas. Lo último que recuerda es ver el suelo, ver venir una patada, tocarse la cabeza, notar la sangre y perder el conocimiento.

¿Qué ocurrió con los agresores?

Al parecer, la misma noche que ocurrió la agresión, se localizó en un control policial a tres personas que coincidían con la descripción de los agresores. Quedaba pendiente su reconocimiento y fuimos ayer martes por la tarde. Mi hijo ya se encontraba un poco mejor y lo llevamos a la Policía Nacional pero no logró reconocerles. Su amigo, tampoco. Dijo que había una cara que quizás le sonaba pero no pudo certificar al 100% que fueran ellos.

¿Cómo ha vivido la agresión de su hijo sin saber quienes son los culpables?

Me siento impotente. Mi hijo ingresó en el hospital a las cinco de la mañana y en estado grave. Las primeras horas fueron críticas. Cuando cayó sobre la acera y se fracturó el cráneo comenzó a sangrar abundantemente; afortunadamente su amigo logró avisar a la policía y a la ambulancia. Teníamos mucho miedo de que sufriera una hemorragia interna o un coágulo. No fue hasta el segundo TAC que le realizaron, cuando supimos que estaba fuera de peligro; aunque en esa prueba los médicos descubrieron la doble fractura de mandíbula. El viernes tiene que someterse a una operación a causa de esa lesión.

¿Qué les dirías a los agresores si supieras que pueden leerte?

Que sé que no se entregarán. Sé que no. Pero tendrían que pensar que las víctimas podrían haber sido ellos mismos, o sus propios hijos. No creo que fueran violentos pero sí creo que se equivocaron y cometieron un acto que se les fue de las manos; y es importante que lo afronten y que se enfrenten a las consecuencias. Eran dos chicos, uno moreno y otro castaño claro; y la chica, que les decía “dejadlos en paz, no me han dicho nada, vámonos, déjalos”; pero no lo hicieron. Deben asumir su responsabilidad y ser conscientes de que el golpe que se dio mi hijo en la cabeza podría haber sido mortal.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana