Foto: EFE

El grupo parlamentario de Podemos se reunirá el 9 de enero para echar a Xelo Huertas tras ser expulsada del partido, con lo que se iniciará el plazo para que la mesa del Parlament constate que, en cumplimiento del reglamento de la cámara, debe cesar como presidenta.

Como presidenta de la mesa, corresponderá a la propia Huertas convocar el órgano para tomar conocimiento de su expulsión del grupo parlamentario, lo que conllevaría su salida de la mesa en cumplimiento del artículo 39.c del reglamento, ha explicado la responsable legal del partido en Baleares, Aina Díaz.
[adrotate banner=”125″]
Aunque será Huertas quien formalmente fije la fecha de su salida de la presidencia, si no decide dimitir antes, Díaz no prevé que la decisión se pueda retrasar mucho y cuenta con que aplique el reglamento sin resistencia.

Como ya ha hecho esta mañana al comunicar la ratificación de la expulsión de la diputada por vulnerar el código ético del partido, el líder de Podemos en Baleares, Alberto Jarabo, ha apelado a la “ética” de Huertas para que renuncie a su escaño y abandone el Parlament.

Jarabo ha rehusado informar de a qué diputado propondrá su grupo para reemplazar a Huertas cuando se materialice su destitución, pero ha recordado que la dirección del partido aboga por mantener el acuerdo con PSIB y MÉS para que el cargo, segundo de relevancia protocolaria en Baleares, siga correspondiendo a Podemos.

El secretario general del partido de los círculos ha señalado que mañana se reunirá con representantes de los otros partidos de izquierdas para abordar cómo solventar la crisis institucional abierta y se ha mostrado comprensivo con su malestar porque la expulsión de Huertas se haya hecho pública el día en que se han aprobado los presupuestos de la comunidad.

La responsable del área legal de Podemos ha detallado que el grupo parlamentario no se convocará hasta el día 9 de enero porque su reglamento establece que las reuniones deben comunicarse con siete días hábiles de antelación.

A esa reunión será citada también Xelo Huertas, así como la Montse Seijas, la otra diputada expedientada por amenazar con votar contra los presupuestos para favorecer, presuntamente, a un compañero de partido, Daniel Bachiller, ha explicado Díaz.

Tanto Díaz como Jarabo han puntualizado que el grupo parlamentario no podrá contravenir la resolución de la comisión de garantías y solo le cabrá ratificar la expulsión de Huertas y comunicarla a la mesa del Parlament, lo que hará su portavoz, Laura Camargo, el mismo día 9 o el 10 de enero.

Camargo, también presente en la rueda de prensa, ha subrayado que la expulsión de la presidenta del Parlament del partido es una muestra de la “nueva ética política” que representa su organización, que defiende los intereses generales sobre los particulares “siempre con firmeza” y aunque genere una crisis interna.

La portavoz parlamentaria ha resaltado las tensiones provocadas por los expedientes a Huertas, Seijas y Bachiller, idea en la que ha abundado Jarabo, que ha lamentado los “ataques graves” a su “vida personal”. En este sentido, ha avanzado que analizará si le conviene recurrir a los tribunales para defender su imagen y la del partido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.