Foto: Europa Press


Ángela Ribas, la madre del dueño de la Administración número 2 de Can Picafort, Guillem Avellà, ha sido agraciada con un décimo del terminal, el 59444, que según ha explicado, había “sido rechazado por los clientes” porque no les “había gustado”.

[adrotate banner=”125″]

En declaraciones a Europa Press, Avellà ha señalado que en vez de anular el décimo, se lo quedó su madre por lo que están “muy contentos”.

Sobre si compartirá algo con él, se lo deja a ella; “es cosa suya”, ha dicho, pero “lo que es seguro”, añade, “es que tendremos una buena cena de Navidad”.

Avellà heredó de su padre esta administración, que antes estaba en Santa Margalida. Hace dos años, decidió trasladarla a la calle Isabel Garau de Can Picafort.

Este premio se ha vendido también en Palma, en las calles Anibal y Olmos y ha sido cantado a las 9.14 horas en segundo el alambre de la primera tabla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.