Hace una semana que Nadia regresó a Mallorca después de la entrada de su en la cárcel, sin fianza. A su madre le quitaron la custodia. La niña vive ahora con sus tíos y su madre se ha trasladado hasta un pueblo cercano.

[adrotate banner=”125″]

Después de más de ocho años y tras la investigación periodística de hipertextual.com, a la que se sumó la del diario El País, se descubrió el engaño. Nadia no fue tratada por los médicos a los que su padre dijo haber acudido. Tampoco se le practicaron las operaciones para las que sus padres pedían dinero en las televisiones.

El auto del juez de la Seu d´Urgell que investiga el caso dispuso que Nadia debía estar protegida para que su imagen no volviese a ser utilizada. Según el mismo auto los padres de Nadia hicieron de la beneficencia su modo de vida.

Una vida llena de mentiras que todos nos creímos al ver a una cría cuyos padres decían que tenía una enfermedad rara incurable y le quedaba poco tiempo de vida. Durante estos ocho años de farsa los padres de Nadia consiguieron recaudar casi un millón de euros y gastaron 600.000 en asuntos que no tenían que ver con el tratamiento de Nadia.

El 11% de los votantes de nuestra encuesta semanal ha reconocido que sí aportó dinero para ayudar a la niña. El 89% no lo hizo. Las asociaciones de enfermedades raras han mostrado su preocupación al considerar que este caso puede afectarles e insisten en afirmar que se trata de un hecho aislado.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.