Los hechos han ocurrido alrededor de las 12 horas del mediodía de este jueves en la autopista de Llucmajor, a la altura de la fábrica de Coca Cola, en sentido a Llucmajor. Por el carril derecho, de los tres que hay, circulaba un camión. Detrás iba una furgoneta.

[adrotate banner=”125″]

Al parecer se ha producido una pequeña retención. El conductor de la furgoneta, al advertir de que iba a chocar con el camión porque no tenía margen de frenada, ha dado un volantazo a la izquierda para esquivar el golpe. Sin embargo la parte derecha delantera de la furgoneta se ha empotrado con la parte trasera del camión.

El vehículo, en el que solo viajaba el conductor, ha quedado destrozado por el impacto. Perteneciente a una empresa de recambios y accesorios para coches, el vehículo iba repleto de género, compuesto por aceites y líquidos. El conductor ha quedado atrapado entre el amasijo de hierros del vehículo.

Hasta el lugar se han desplazado los equipos de emergencias, la Policía Local, varias dotaciones de la Guardia Civil de Tráfico, unidades de los Bomberos de Palma y dos ambulancias. Los bomberos han tenido que cortar el vehículo por la mitad para liberar al conductor atrapado, que milagrosamente ha resultado herido leve y ha sido trasladado hasta un centro hospitalario de Palma.

Las brigadas de mantenimiento del Consell de Mallorca se han encargado de limpiar los aceites y los líquidos esparcidos por la calzada. Se han producido retenciones kilométricas ya que se han inhabilitado dos de los tres carriles de la calzada. La Vía de Cintura está colapsado desde el Coll d´en Rabassa hasta la calle Aragón. Las retenciones también llegan hasta el Palacio de Congresos, en el Paseo Marítimo de Palma.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.