Las reservas en los acuíferos de Baleares han pasado del 44 al 49 % de octubre a noviembre gracias a las lluvias registradas el mes pasado, pero Mallorca, Ibiza y Formentera continúan en situación de prealerta por sequía, mientras que Menorca sigue en situación estable.

Las precipitaciones de las últimas semanas han permitido levantar la situación de alerta en todas las reservas de agua subterránea englobadas en la unidad de demanda de Palma (Alaró, Andratx, Binissalem, Calviá, Consell, Lloseta, Llubí, Marratxí, Muro, Palma, Sencelles y Sineu) y en las encuadradas en la unidad Norte de Mallorca (Alcúdia, Búger, Campanet, Pollença y Sa Pobla).

[adrotate banner=”125″]

La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca recuerda en un comunicado que estas dos unidades, junto con la del Pla de Mallorca (Ariany, Campos, Maria de la Salut, Montuïri, Petra, Porreres, Sant Joan, Santa Margalida, Ses Salines y Vilafranca) entraron el pasado verano en situación de alerta por la escasez de sus reservas.

“Las lluvias y la disminución de la demanda han permitido la mejora de la situación en general, y de forma sensible en la unidad Norte”, subraya el departamento que dirige Vicenç Vidal.

A pesar de la mejora general en cinco puntos porcentuales, los acuíferos de Mallorca están al 47 % de su capacidad, los de Ibiza al 49%, los de Formentera al 50 % (según un cálculo estimativo) y son los de Menorca los que presentan un mejor estado, con un 59 %.

Respecto a noviembre del año pasado, las reservas en el conjunto de las islas han caído en 7 puntos porcentuales. En Mallorca la caída es de 8 puntos, de 7 en Ibiza y en Menorca, y de 3 en Formentera.

El déficit de lluvias acumulado en los últimos doce meses, según los datos de la Conselleria, alcanza el 27 % en todo el archipiélago, siendo particularmente acusado en Menorca, con un 41 % e Ibiza, con un 38%, mientras que en Mallorca se sitúa en el 25 %.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.