accidente,mortal,carretera,cabo,blanco,ciclista,muero,sucesos,mallorca

El ministro de Justicia, Rafael Catalá afirmó esta semana que su departamento revisará el concepto de omisión de socorro con el fin de evitar “situaciones paradójicas como la que ha declarado el Tribunal Supremo, en la que si hay fallecimiento, no hay omisión de socorro porque ya no se puede socorrer a un fallecido”.

Asimismo, intentará crear “un tipo nuevo en el cual se establezca que cuando una persona causa una lesión en materia de circulación de tráfico y seguridad vial, se cree una obligación adicional para atender y facilitar ayuda”. Asociaciones de víctimas y ciclistas mostraron “cierta esperanza” ante la voluntad de la cartera de Justicia.

[adrotate banner=”125″]

Catalá abrió la puerta a esta modificación de la norma, tras recibir el pasado jueves en la sede de su ministerio a Anna González quien, a través de la plataforma change.org, ha reunido más de 188.000 firmas con su campaña #porunalyejusta en la que pedía la modificación de dos artículos del Código Penal: el 142 que regula el homicidio por imprudencia, y el 195 que regula la omisión del deber de socorro.

González perdió a su marido, Óscar, en 2013, cuando un camión le atropelló mientras éste circulaba en bici por el arcén, en la autovía de Toledo camino a su trabajo. El conductor no paró, se dio a la fuga y fue acusado de imprudencia leve. “Al fallecer el ciclista en el acto, no hay omisión del deber de socorro. Por lo que se archivó el caso”, explicó.

En junio de este año, a Anna le llegó la resolución de un recurso presentado ante la Audiencia Provincial de Madrid donde se aceptaba que el conductor sea juzgado por la vía penal por el delito de homicidio por imprudencia, aunque no por el de omisión del deber de socorro. “Estoy muy agradecida ante la atención recibida por Catalá y el apoyo de estas 188.000 firmas –afirmó González tras la salida de su reunión con el ministro–. Estamos bastante cerca de conseguir un cambio”.

El titular de Justicia señaló que la omisión de socorro se trata de un concepto que “está creado en los años noventa y que no atiende, quizás, a una realidad muy vinculada con la seguridad vial y en particular con la actividad de los ciclistas ya que, lamentablemente, son muchas las víctimas que se producen”.

REVISIÓN DE LA CALIFICACIÓN PENAL

El ministro también anunció que revisará la calificación penal ante imprudencias producidas en accidentes de tráfico y que trabajarán “para que quede bien aclarado que cuando hay un incumplimiento de las reglas de la circulación de carácter grave, implica una imprudencia grave y, por tanto, una sanción mayor”.

“Casos en donde hay circunstancias como invasión de carril, impacto o fallecimiento sin atención por parte del causante, no pueden ser calificados como imprudencia leve y tener una mera sanción económica menor sin ninguna responsabilidad”, afirmó Catalá, al tiempo que ha añadido que dicha revisión se centrará en la calificación de imprudencia leve o grave y no en si las faltas se tramiten en el ámbito penal o administrativo.

En este sentido, el ministro indicó que pretenden evitar que “casos paradógicos con un resultado grave como cuando se produce un fallecimiento, puedan quedar sin una respuesta del derecho penal suficiente”.

Igualmente, el Catalá señaló que ambos temas se tratarán en el contexto general de una reforma ya que “el Código Penal no se retoca ni cada día, ni cada seis meses, ni para temas puntuales”. Por ello, abogó por “fortalecer la colaboración con la Fiscalía General del Estado, en particular con la Fiscalía de Seguridad Vial, para que la participación de los fiscales en este tipo de asuntos tengan una sensibilidad especial”.

‘CIERTA ESPERANZA’ PARA VÍCTIMAS Y CICLISTAS

El secretario general de la Asociación de Ciclistas Profesionales, Alfonso Treviño -presente en la reunión con el titular de Justicia-, afirmó que sienten “cierta esperanza” ya que “desde el ministerio se han comprometido a trabajar para realizar una revisión “para que cualquier tipo de infracción, si tiene como consecuencia heridos o fallecidos, se considere grave y vaya por la vía penal”.

Asimismo, señaló que “tras la reforma del Código Penal, cualquier tipo de accidente que no presente conducción temeraria, se esta considerando como imprudencia leve, y este no era el objetivo de la ley”.

Ante el argumento de Catalá de que por la vía administrativa el acusado se enfrenta a una mayor multa, Treviño subrayó que dicha teoría no les satisface, “porque si se priva a una victima de acceder a la vía penal, no tiene las herramientas del Estado para poder defenderse”. “Nadie se atreve a meterse con las aseguradoras por la vía civil y las víctimas reciben ofertas indemnizatorias bajo la amenaza que como nos las acepten se atengan a las consecuencias”, añadió.

En referencia a la omisión de socorro, Treviño solicitó que se considere un nuevo delito e indicó que Justicia se ha comprometido a “reinterpretar esa norma para que cualquier persona que se da a la fuga después de causar un accidente, independientemente de que la victima este herida o fallecida, tenga una respuesta penal”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes (DIA), Francisco Canes, subrayó que esta revisión por parte de Justicia tiene una “importancia relativa” y pidió “volver a la tipificación anterior y que los ciudadanos no sigan quedando a la merced de las aseguradoras”.

“Las victimas están totalmente desprotegidas y los juzgados que entienden de este tipo de delitos lo califican de no delito para quitarse trabajo y se queda en algo civil –indicó Cannes– Están jugando David contra Goliat.

UNA OBLIGACIÓN MORAL Y LEGAL

Respecto a la omisión de socorro, señaló que “cuando haya sanciones importantes, la gente se pensará si abandonar el lugar de los hechos” y ha subrayado que se debe transmitir el mensaje de que socorrer a la víctima se trata “no sólo de una obligación moral, sino también legal”. Asimismo, solicitó una “regulación mas concreta”, así como “dar mas importante al tema de la imprudencia”.

En la misma línea, el director técnico de Conbici, Manuel Martín, aplaudió abrir la puerta a la modificación de una norma que “perjudica gravemente a todas las victimas de trafico, no sólo ciclistas” y se ha mostrado en desacuerdo con los baremos de indemnizaciones “porque este nuevo sistema beneficia solo a las aseguradoras y no a las victimas”

Por último, indicó que, en cuanto a la omisión de socorro, “es muy cruel que por el hecho de que la víctima haya fallecido, se libere de culpa”. “Nos parece cruel que las víctimas sean tratadas peor que a un animal”, concluyó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.