El Mallorca finalizará 2016 en la zona de descenso de la Liga 1,2,3 tras encadenar cuatro derrotas consecutivas, ante el Elche, Real Valladolid, Almería y Numancia.

El cambio de entrenador hace quince días -Javier Olaizola sustituyó a Fernando Vázquez- no está siendo por ahora el repulsivo esperado por el club balear, cuyo propietario, el empresario estadounidense Robert Sarver, fue testigo en Soria del último traspiés de su equipo ante el Numancia (3-1).
[adrotate banner=”125″]

Los mallorquinista no ganan desde hace cinco jornadas, cuando el 11 de noviembre derrotaron 0-2 al Córdoba en el Nuevo Arcángel con Vázquez en el banquillo.

La interrupción del campeonato por las fiestas de Navidad sorprende al Mallorca en el pozo de la tabla con 19 puntos y solo cuatro partidos ganados en 19 jornadas.

Ha encajado más goles (23) de los que ha marcado (18) y ya acumula 8 derrotas y 7 empates.

Una de sus principales bazas al principio de temporada era la solidez de su defensa, pero ahora encadena cinco jornadas seguidas recibiendo goles ante el Sevilla Atlético, Elche, Valladolid, Almería y Numancia.

Además, no conoce la victoria en el Iberostar Estadi desde el pasado 23 de octubre, cuando venció al Alcorcón (1-0).

Desde entonces, de 9 puntos en juego en su campo solo ha sumado 5, con dos empates y una derrota, en su peor racha de los últimos dos años.

El consejero delegado del Mallorca, Maheta Molango, ha afirmado que confía en el trabajo de Olaizola para salir del bache de juego y resultados, y no ha descartado la posibilidad de reforzar al equipo con nuevos fichajes en el mercado de invierno.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.