El Ayuntamiento de Palma ha presentado este martes un proyecto europeo con el que convertir el torrente de Sa Riera en “un gran corredor verde” contra el cambio climático.

Según ha informado el teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Urbanismo y Vivienda Digna, Antoni Noguera, el proyecto se ha presentado al programa europeo ‘Life’ 2014-2020 y está subvencionado con 3,8 millones de euros, mientras que el Ayuntamiento debería aportar en cinco años 1,3 millones.

[adrotate banner=”125″]

El regidor de Urbanismo ha reconocido que la propuesta, cuya resolución definitiva no llegará hasta octubre de 2017, es un proyecto “millonario” pero considera que la aportación que corresponde al Ayuntamiento es “asequible”.

El proyecto, con el título ‘Cooling line green’, busca luchar contra el cambio climático a través de la recuperación de los espacios naturales, la adaptación de la ciudad y la mitigación de las emisiones de CO2.

Para ello, el Ayuntamiento prevé plantar casi 4.000 árboles e impulsar obras en el torrent de Sa Riera para incorporar paredes de pedra en sec en los laterales, con el objetivo de mejorar la permeabilidad, si bien se mantendrá el lecho de hormigón.

Según ha destacado el director general de Vivienda, Francisco Cifuentes, estas medidas convertirían el torrente en una “línea de refrigeración” para rebajar la temperatura entre tres y cuatro grados en los alrededores del torrente.

Cifuentes también ha recordado que el programa ‘Life’ valora la coordinación entre diferentes organismos y departamentos públicos; en este sentido, ha destacado la colaboración entre la empresa funeraria municipal (para que el cementerio, en el ámbito de actuación del proyecto, “no sea una explanada impermeable” sino “más similar a los parques cementerio de Europa”), Emaya, el Consell de Mallorca y la UIB y UPC de Barcelona en materia de investigación.

Por su parte, el director general de Urbanismo, Biel Horrach, ha destacado la mejora de la ciudad para que “cada barrio sea capaz de gestionar las aguas de lluvia de su entorno”, ya que el Ayuntamiento apuesta por “que estas aguas sean reaprovechadas” y haya “vertidos cero” al mar.

Finalmente, Noguera ha recordado que Palma sufre “los fenómenos del cambio climático” y que “las zonas más densas crean más temperatura”. Al respecto, ha considerado que “un año de sequía y cinco días de lluvias brutales” demostrarían que “la ciudad debe reaccionar y presentar proyectos de horizonte”.

Por ello, ha recalcado la importancia de impulsar proyectos “que puedan menguar los efectos del cambio climático” ya que “aquellas ciudades que no lo traten como un problema grave se convertirán en insostenibles e inhabitables”.

Asimismo, ha pedido que éste sea “un reto del Ayuntamiento de Palma” independientemente del gobierno en Cort.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.