El jefe de Podemos en Baleares atraviesa uno de sus peores momentos al frente de la formación morada. En medio de una lucha interna y cuestionado por miembros de su partido, intenta mantener la compostura para mostrarse como un líder fuerte y un socio externo competente en el Govern del Pacte tras la expulsión de Podemos (todavía no es firme) de la presidenta del Parlament, Xelo Huertas, de la diputada Montse Seijas y de Daniel Bachiller. Alberto Jarabo responde a Crónica Balear con marcados silencios entre preguntas y contestaciones

[adrotate banner=”125″]

¿Cómo se encuentra?
Tranquilo y trabajando para construir un proyecto que consiga convencer a una mayoría importante de nuestras islas de que somos, probablemente, la gran alternativa a nivel balear y a nivel estatal para dar esperanza a mucha gente decepcionada por demasiados años de secuestro en las instituciones y de la riqueza que generamos entre todos.

¿Cómo la sido la relación, desde el principio entre Huertas y usted?, ¿por qué se distanciaron?
La relación siempre fue cordial y de compañeros. Incluso creo que no hay demasiadas divergencias en cuanto al proyecto político que podíamos tener. Las diferencias que puede haber se ciñen más a cuestiones personales que a cuestiones políticas. Es normal que en cada familia o en cada grupo pueda haber diferencias personales entre las personas. Se necesitan a veces establecer puentes que impidan que la distancia aumente. En este caso creo que esa distancia no se acortó en el momento en el que habría sido necesario hacerlo.

Sin embargo no parecen ustedes de la misma familia. O más bien como una familia en la cena de Nochebuena lanzándose cuchillos
Si pasa en todas las familias imagínate en un partido político o en una empresa, en un trabajo. Forma parte de la normalidad pero creo necesario que se trabaje más en equipo y se piense más en los objetivos colectivos que en el futuro individual de cada uno.

¿Dónde se enmarcan esas cuestiones personales que hace que ustedes estén cada vez más lejos?
Sin entrar en demasiado detalle, porque creo que forma parte de lo que es una relación de intimidad, pienso que hay una concepción política distinta de lo que es el servicio público y el interés general.

¿Cuáles son esas diferencias?
La trayectoria con la que cada uno llega a Podemos define después el comportamiento que se tiene dentro del partido. Yo vengo del activismo audiovisual, de hacer muchos documentales sociales, de haber entrevistado a mucha gente, con puntos de vista muy variados en mis documentales, intentando no caer en dogmatismos y consignas previas sino escuchando siempre los diferentes puntos de vista de una realidad, con los matices distintos de cómo se percibe. En el caso de Xelo viene de otra trayectoria, más militante de partido político y entiendo que con demasiadas inercias que se pueden haber intentado arrastrar a Podemos.

¿Puede poner algún ejemplo?
No quisiera entrar en esos detalles quizás demasiado íntimos. Hubo un intento de hacer oposición interna y dedicar esfuerzos a eso más que a trabajar al servicio de la gente que nos había votado.

¿Oposición interna a la secretaría general, a usted?
Al proyecto político que representaba mi candidatura.

Huertas, Seijas y Bachiller están expulsados cautelarmente del partido pero la última decisión la tomará Madrid. ¿Cómo se explica que sigan perteneciendo a Podemos pero no puedan hablar en nombre del partido?
Se tiene que entender como una situación excepcional, intentar que dure lo menos posible y que se resuelva respetando las garantías para la defensa de estas personas y explicando bien los motivos que han llevado a que se inicie ese expediente.

¿Ha recibido ustedes algún tipo de chantaje o presión de estas tres personas sobre la intención de su voto a los Presupuestos condicionado a la ampliación del contrato de Daniel Bachiller?
No es tanto una cuestión de chantaje sino de falta de conocimiento y de ejercicio práctico de lo que suponen nuestros valores y nuestro código ético. Una cosa es defender cuestiones políticas distintas y otra intentar sobrepasar los márgenes. No podemos permitir que pueda suceder algo así.

¿Hablaron con ellos antes de iniciar los trámites de la apertura de expediente?
Se intentó encauzar la situación en diferentes ocasiones. Había habido comportamientos reiterados que hacían sospechar de que se podía estar vulnerando el código ético, no era una cuestión puntual. Y se intentó.

¿Qué quiere decir que se intentó?
Desde hacía meses, desde marzo o abril, ya se había detectado un comportamiento extraño y se habló con estas personas para indicarles cuáles eran los límites del comportamiento de un cargo público de Podemos. Hicieron ver que lo entendieron, se dieron por enterados.

¿Cómo se lo comunicaron, de forma personal, a través de un documento, por Telegram?
No. Fueron conversaciones personales de varias personas del partido.

¿Quién filtró el contenido de los mensajes de grupo de Telegram de Podemos?
Es difícil saberlo. Lo que hay que pensar en estos casos es quién pensaba que se podía beneficiar de eso y hacer daño al partido para ejercer su defensa o desviar la atención sobre los hechos que se estaban investigando. Evidentemente el partido no se beneficia de esas filtraciones.

¿Les consta que hay más diputados críticos con la gestión de Podemos a raíz de este caso aunque no lo expresen públicamente?
Pensemos que en política la afectividad cuenta mucho, así como la defensa de los que se consideran los tuyos. En este caso podía haber dudas sobre hasta qué punto había que proteger a alguna persona sobre la defensa del interés general. Una vez que se abre el expediente y se explica lo que se considera desde el partido que ha podido suceder la inmensa mayoría del partido creo que ha sido consciente, como muchísima ciudadanía, de que Podemos ha actuado correctamente.

Se escaquea usted en las respuestas más que Bauzá
Esperemos que no tanto. Creo que he sido bastante claro. Si quieres hazme las preguntas más directas. (Risas). Desde luego la comparación ofende.

El día de la Constitución en el Palau de la Almudaina estaba usted sentado muy cerca de Bauzá. ¿Cómo son las relaciones entre personas con ideas políticas tan distintas?
Hay que diferenciar la parte personal de las ideas de cada uno. En el caso de Bauzá mi relación es distante incluso en lo personal. Bauzá es un tipo que se acerca con demasiada gracilidad para intentar ser simpático, lo que pasa es que sabemos qué hay detrás de esa fachada.

¿Han perdido la confianza del Pacte?
Ha habido cierta perplejidad por nuestra reacción. Dudo que ellos hubiesen tenido la valentía de afrontar con la decisión que nosotros hemos tenido una situación similar. Creo que la han valorado positivamente aunque probablemente no lo reconozcan de forma pública. Han entendido que quizás tienen que replantearse acciones similares internamente cuando tengan casos parecidos.

¿Les han llamado la atención para que resuelvan esto ya?
El único interesado en que continúe el culebrón es el Partido Popular.

El otro día Xelo Huertas comió con el presidente del PP, Miquel Vidal. ¿Cree que lo hizo para enfadarle?
Sí, por supuesto, creo que es evidente. De hecho que el PP esté diciendo que estas dos diputadas están siendo valientes y guerreras es hacer un flaco favor a su defensa y a su versión de lo ocurrido.

A día de hoy ¿cree que Podemos tiene asegurada la presidencia del Parlament balear?
La presidencia está asegurada porque está firmada en los acuerdos de gobernabilidad. Otra cuestión es el debate interno que debemos tener sobre si la queremos mantener o no.

Eso es bonito de decir pero no parece que el PSIB se lo vaya a poner fácil. ¿Alguien les ha dicho algo?
No. Lo que nos han pedido en todo momento es agilidad en la resolución de estos expedientes. Y los demás partidos saben que tienen que cumplir con los acuerdos que se han firmado. A todos los partidos progresistas nos conviene que haya un buen entendimiento de cara a repetir esta mayoría en las próximas elecciones.

¿En la firma de esos acuerdos se contemplaba la posibilidad de expulsión del partido de la persona que ocupa la presidencia?
No estaba previsto que se diesen alteraciones en la fuerza, que dirían en La guerra de las galaxias.

¿Van a luchar por la presidencia del Parlament?
Tenemos un debate interno en el que hay que dirimir si debemos conservar ese peso institucional o si nos conviene dedicar más recursos a que todos nuestros parlamentarios se esfuercen en hacer tareas legislativas. Esa es la duda.

Si expulsan a Huertas y Seijas definitivamente ustedes perderán posiciones como fuerza política. Si el PSIB les pide que abandonen la presidencia del Parlament, ¿lo acatarán?
El PSIB no nos va a marcar esa decisión. Ahora mismo hay un equilibrio de fuerzas entre los tres partidos y los acuerdos que se alcanzaron respetan ese equilibrio. Nosotros debemos mirar al PSIB de igual a igual. Le hemos ganado en las elecciones generales aquí, hemos conseguido una senadora y ellos no. Son conscientes de la fuerza electoral que tenemos y estoy convencido de que ellos respetan y respetarán nuestra decisión, sea la que sea.

¿Cuando se metió en política pensaba que esto sería así?
Los que hemos estado próximos a personas que han participado en la militancia de diferentes partidos sabíamos perfectamente dónde nos metíamos. He pedido responsabilidad y prudencia a las personas afectadas y he sido también prudente en mis declaraciones. No estamos aquí para llenar diarios de declaraciones cruzadas que provocan un descrédito importante de los partidos. Creo que la gente no quiere ver eso.

Sin embargo eso es lo que más vende. ¿Se ha tenido que frenar para no contestar?
Claro. A veces cuesta contenerse cuando recibes numerosos ataques personales e infundios que se salen de la realidad y desbordan la comprensión. O al menos mi comprensión. Molesta y tienes que contenerte. La responsabilidad política viene de no actuar en caliente, de respirar hondo y de esperar que el tiempo y las decisiones democráticas dictaminen qué ha sucedido. A partir de ahí que cada uno juzgue los hechos por sí mismo.

Pero todos los partidos políticos utilizan a la prensa, con sus declaraciones, para desacreditar al contrario, también ustedes
No es mi manera de ser ni de actuar. Yo no voy a hacer ataques personales ni a compañeros ni a ex compañeros.

¿Tiene ya [email protected] para la presidencia del Parlament en caso de que Huertas sea expulsada de forma definitiva?
No se ha debatido. Digamos que han aparecido varios nombres, pero ese debate se tiene que tener en el grupo parlamentario y luego en la Ejecutiva.

¿Ha tenido presiones internas, de aquí o de Madrid, para que dimita como jefe de Podemos Baleares?
Ninguna.

Usted no quiere posicionarse sobre a quién apoya, si a Errejón o a Pablo Iglesias. ¿Cómo se nada entre dos aguas sin mojarse el pelo?
Escuchando a la gente de la calle. La mayoría quiere que haya un entendimiento pleno. La sensación es que antes había una mayor cohesión entre los distintos portavoces del partido. Creo que sigue habiendo unos objetivos comunes.

¿Cuándo fue la última vez que habló con Xelo Huertas?
Probablemente en la última reunión del grupo parlamentario o en el último consejo ciudadano. A principios de noviembre.

¿Se ve usted como secretario general en la siguientes elecciones de Podemos?
Las personas no son lo más importante en este partido. Da igual quién esté dando la cara en cada momento. Yo la seguiré dando. Lo importante es el debate que tenemos que abordar ahora, el de Vistalegre 2. Después vendrán los nombres.

¿Laura Camargo sería una buena jefa de Podemos Baleares?
Creo que mucha gente de este partido puede ser un buen secretario general.

El otro día fue usted al Parlament vestido de morado, ¿estaba reivindicando algo?
Es que me encanta. Esto lo tienes que poner, pinté mi casa de morado dos años antes de salir elegido secretario general.

A ver cómo relleno esta entrevista, con lo poco que ha contado
Bueno, alguna cosita ha salido, ¿no?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.