Un joven, de unos 30 años de edad, ha sido detenido por la Policía Nacional tras conducir bajo los efectos del alcohol y sufrir un accidente del que se dio a la fuga para no responder ante las fuerzas de seguridad; ya que resultó triplicar la tasa permitida. Los hechos ocurrieron sobre las tres de la mañana en el Camí de S’Escollera, la recta que conduce desde el Paseo Marítimo hasta la entrada del puerto de Palma, junto al establecimiento Varadero.

El conductor perdió el control del vehículo, se subió en la mediana y acabó empotrándose contra un árbol. Un grupo de jóvenes, que se encontraba en la zona, fue testigo del accidente y fueron rápidamente a auxiliar al conductor; el cual les contó que venía de una boda y que iba a pedir ayuda. Acto seguido, escapó corriendo. El joven quería evitar la llegada de las fuerzas de seguridad, ya que aparentemente se encontraba bajo los efectos del alcohol.

[adrotate banner=”125″]

Una patrulla de la Policía Nacional y dos dotaciones más de la Policía Local se desplazaron al lugar del accidente y comenzó la búsqueda del conductor fugado. Una de las dotaciones se quedó custodiando el vehículo en el lugar de los hechos y otras dos patrullas peinaron la zona intentando localizar al joven conductor, ya que el grupo de jóvenes testigo del accidente había proporcionado su descripción.

Tras localizar al joven, los agentes le preguntaron si había tenido un accidente y el fugado contestó que sí, aunque dijo que lo había sufrido con su BMW (en realidad, es propietario de un Peugeot). También contó a la Policía que un peatón se le había cruzado por delante y que por ello había perdido el control de su coche; aunque poco después volvía a cambiar la versión de su historia y la mezclaba con más inexactitudes.

Los agentes advirtieron que el vehículo había sufrido otro golpe ya que tenía el parachoques caído y había una abolladura en la parte trasera derecha por lo que los agentes trataron de localizar algún otro vehículo afectado por este conductor. El joven, de nacionalidad brasileña, fue sometido a la prueba de alcoholemia y arrojó un resultado positivo; hasta triplicar la tasa permitida, por lo que fue detenido y acompañado a dependencias policiales.