La UCI Neonatal del Hospital Son Espases ha organizado una exposición fotográfica de niños prematuros nacidos en el centro, donde el año pasado se registraron 226 partos de este tipo, un 12,5 % del total de nacimientos.

Para conmemorar el Día Mundial del Prematuro que se celebra hoy, el hospital ha organizado la exposición dedicada a estos niños que han nacido antes de completar las 37 semanas de gestación, ha informado el Servicio de Salud de Baleares (Ib-Salut) en un comunicado, en el que indica que la prematuridad es un importante problema de salud, ya que es la causa principal de muerte en los primeros cinco años de vida.
[adrotate banner=»125″]
Son Espases es el centro sanitario de referencia para esta patología en Baleares, sobre todo en los casos de recién nacidos con prematuridad extrema.

Habitualmente los prematuros se clasifican en tres grupos: los extremadamente prematuros, con menos de 28 semanas de gestación; los muy prematuros, entre las 28 y 32 semanas, y los prematuros tardíos, con más de 32 semanas.

Aunque hay avances tecnológicos, los partos prematuros no han disminuido y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima un total de quince millones de partos prematuros cada año. En el caso de España, esta cifra no llega al 10 % del total de partos.

También el Hospital Son Llàtzer ha conmemorado el Día Mundial del Niño Prematuro con diferentes actividades para reconocer, difundir y garantizar los derechos del prematuro y de su familia, y colaborar en la disminución de la prematuridad y de sus consecuencias.

Han señalado que en la prematuridad, que aumenta en todo el mundo, intervienen factores biológicos, ambientales y sociales. Entre las causas más frecuentes del parto prematuro figuran los embarazos múltiples, las infecciones y las enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión, aunque a menudo no se identifica la causa.

Habitualmente los bebés prematuros deben quedar en una unidad neonatal hospitalaria durante semanas o meses. Durante este periodo son fundamentales los cuidados de los profesionales sanitarios y la vinculación de los progenitores con el niño.

La doctora Ana Filgueira, del Servicio de Pediatría y Neonatología de Son Llàtzer, ha explicado que las complicaciones derivadas del nacimiento prematuro superaron en 2015 por primera vez otras causas comunes de mortalidad infantil, por lo que es necesario «adoptar iniciativas globales que ayuden a prevenir y evitar el parto pretérmino».

«Cada vez sobreviven más niños y con calidad y condiciones de vida mejores, pero un porcentaje nada despreciable tienen que hacer frente a problemas de salud, tales como la parálisis cerebral, déficit visuales y auditivos, así como déficit motores y cognitivos en un espectro muy variable», ha indicado.

El hospital ha elaborado un tríptico informativo, ha regalado a los padres el registro de las huellas de los bebés, ha elaborado felicitaciones para poner a las incubadoras y ha organizado un taller de portabebés para los profesionales del centro así como una charla con una madre para explicar su experiencia a las madres que tienen un hijo ingresado en la Unidad de Neonatología.

El Hospital Son Llàtzer desarrollan desde el año pasado el Programa de Cuidados Individualizadas y Evaluación del Desarrollo del Recién Nacido NIDCAP, con intervenciones dirigidas a optimizar el macroambiente (luces y ruidos) y el microambiente (postura, dolor y manipulaciones) e implicar a los padres en su papel como cuidadores principales.

Se trata de individualizar el tiempo de procedimiento e intervención según las necesidades de cada recién nacido, respetando el descanso del bebé. También busca apoyar a las familias y los profesionales que los cuidan.

La subdirectora de enfermería, Verónica Lluch, ha destacado la importancia de la atención al recién nacido y su familia y ha explicado programas como el de puertas abiertas, el de la prevención del dolor, el de participación familiar, el de la madre canguro y el protocolo de manipulación mínima que buscan «humanizar la Unidad, favorecer el desarrollo neurológico correcto del recién nacido, reducir las infecciones y favorecer la lactancia materna, entre otros aspectos».

Para fomentar la proximidad entre padres y bebés, cuando el niño queda ingresado en la Unidad de Neonatología su madre tiene la posibilidad de alojarse en el hostal, donde puede descansar después de estar con su hijo o incluso quedarse a dormir, ha indicado Lluch. También hay una sala de padres con cocina y zona de estar, donde descansar y compartir tiempo con la familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.