El conseller de Educación y Universidad, Martí March, ha asegurado hoy que si el Ministerio de Educación decide parar las reválidas de eso y bachillerato «hará un gran favor a la educación y a la gobernabilidad de su propio Gobierno».

Ha remarcado también que la mayoría de las comunidades autónomas, «incluso las gestionadas por el PP», piden la paralización de estas pruebas que «no aportan nada a la mejora de la educación».
[adrotate banner=»125"]
«Si realmente estas reválidas no tienen efecto académicos, para qué hacerlas», ha cuestionado y ha añadido que solamente suponen problemas para los alumnos, los padres y la conselleria, ya que suponen «gastar energías innecesarias».

March ha destacado que «en política tienen que haber palabras, gestos y hechos» y que aunque las palabras por parte del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, «están bien», ya que «es una cara amable» y «no es la cara del señor Wert», también tienen que demostrar los hechos con gestos.

«Si paralizas estás generando un nivel de confianza para posibilitar un pacto educativo», ha resaltado y ha añadido que si se lleva a cabo, todos los partidos deberán negociar y ceder, ya que será «un acuerdo con el que todos se sientan mínimamente cómodos, pero no incómodos».

March ha explicado que la conselleria se ha reunido con la Universidad de las Islas Baleares (UIB) para abordar el asunto, pero que no les corresponde a ellos, porque «hay responsabilidades que el ministerio y el Gobierno central las tiene que asumir».

«El ministerio tiene la prueba de fuego, la prueba del algodón, para ver si quiere un pacto educativo o no lo quiere», ha sentenciado el conseller.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.