El presidente de la Asociación Mundial de Psiquiatría (WPA-World Psychiatric Association), el doctor Dinesh Bhugra, ha advertido hoy en Palma de Mallorca que el 36 % de los países del mundo no permite votar a las personas con enfermedades mentales, y solo el 11 % de las naciones no pone ninguna restricción.

Este derecho es una de las reivindicaciones de la “Declaración de los Derechos de las Personas con Enfermedad Mental” de la Asociación Mundial de Psiquiatría, a la que se ha adherido hoy la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP).

Según los datos de la Asociación Mundial de Psiquiatría, más de la mitad de los países que firmaron la declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad no prohíben el despido de un empleado argumentando una problema mental.

[adrotate banner=”102″]

Estos datos se han dado a conocer hoy con ocasión de la clausura en Palma del XIX Congreso Nacional de Psiquiatría, con la presencia de más de 1.400 psiquiatras españoles, cuya asociación ha firmado hoy esta declaración.

En este acto han participado el presidente de la WPA, Dinesh Bhugra y el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, el doctor Miguel Gutiérrez. Esta adhesión ha tenido lugar un día después de la presentación oficial de la esta declaración en la Cámara de los Lores del Parlamento del Reino Unido.

El doctor Bhugra ha afirmado que el objetivo de la WPA es conseguir la mayor cantidad de adhesiones posibles para instar a los gobiernos de todo el mundo a garantizar que las personas con enfermedad mental no sean discriminadas y sean tratadas como ciudadanos de pleno derecho, como el resto de ciudadanos.

La Asociación Mundial de Psiquiatras ha elaborado este manifiesto para llamar la atención a la comunidad internacional sobre la vulneración constante de los derechos de las personas con enfermedad mental, discapacidad mental y problemas de salud mental.

En cuanto el acceso a la familia, según datos publicados por el doctor Bhugra, todavía hay un 12 % de los países que han ratificado la declaración de Naciones Unidas que permiten el divorcio alegando como posible causa la “enfermedad mental de la esposa”, y un 37 % de países no permiten que personas con problemas de salud mental puedan casarse.

Otro de los “puntos clave” en los que insiste este manifiesto es el derecho a la propiedad privada de las personas con problemas de salud mental.

Más del 40 % de los países, ha reseñado, no permite a estas personas firmar un contrato de cualquier tipo y un porcentaje similar no reconoce la posibilidad de hacer su propio testamento entre sus derechos.

La Asociación Mundial de Psiquiatras reitera que las personas con enfermedad mental, con algún tipo de discapacidad mental o problemas de salud mental tienen la capacidad para ser titular de derechos y ejercer sus derechos y deben, por lo tanto, ser tratados igual que el resto de ciudadanos.

Entre los derechos que se reivindican figuran la asistencia sanitaria, el vivir de manera independiente, la propiedad y la herencia, el matrimonio y tener hijos y poder adoptar, votar, no sufrir tratamientos crueles y la privacidad y confidencialidad.

Con ocasión de la clausura se han entregado siete premios a investigadores de referencia, incluidos jóvenes investigadores, a la mejor tesis doctoral y a los mejores pósters-comunicaciones científicas entre los más de 600 presentados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.