El joven mostraba un alto estado de embriaguez y no se tomaba en serio a los equipos de emergencia, que se vieron obligados a mantener la calma para evitar que se precipitara mientras él se mofaba de la situación. 

El alcohol volvió a poner en vilo a los equipos de emergencia ayer noche sobre las 23:15 horas en Santa Ponsa. Un joven inglés de 27 años de edad, muy ebrio, decidió subirse al muro de su hotel situado en la calle Ramón de Moncadas, 14. Accedió a la terraza del establecimiento, separada por bancales a diferentes alturas.

El inglés comenzó a subir por los bancales hasta acceder a una de las zonas situadas a unos veinte metros de altura, aproximadamente. El joven se encontraba bajo los efectos del alcohol y amenazaba con tirarse; además de jugar peligrosamente por la zona.

[adrotate banner=”100″]

Se dio aviso inmediato a los equipos de emergencia y acudieron al lugar la Policía Local de Calvià, los Bomberos de Mallorca y una UVI móvil del 061. Una vez en las terrazas del hotel, los agentes tuvieron que trepar por las tuberías de los bancales para llegar al punto donde se encontraba el joven. Lograron llegar hasta él e inmovilizarlo.

Los Bomberos de Mallorca accedieron al punto con un arnés y una escalera larga para poder sacar al sujeto de allí. Mientras se procedía al rescate, el joven reía y se mofaba de la situación a los equipos de rescate debido a su alto estado de embriaguez. “Tranquilos, si yo ya me voy mañana” gritaba el joven a sus rescatadores. Una vez a salvo, la ambulancia lo trasladó al Hospital de Son Espases para una revisión rutinaria, ya que, aparentemente no tenía nada más que demasiado alcohol en sangre.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.