Luis Rodríguez Toubes, el joven condenado a 7 años de prisión por estafa continuada a un matrimonio mayor de Llucmajor, amigos de su familia, ingresará voluntariamente en prisión en breve según sus abogados, después de que el Tribunal Supremo haya confirmado la condena.

La Audiencia de Palma, tras recibir comunicación el jueves del Tribunal Supremo de que se confirmaba la condena a Luis Rodríguez Toubes a 7 de cárcel por estafa, dictó ese mismo día un auto en el que ordenaba su búsqueda, detención e ingreso en prisión inmediata, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares.
[adrotate banner=”102″]
Ese día no se le localizó en su domicilio de Barcelona.

El viernes, el condenado se puso en contacto telefónicamente con la Audiencia Provincial y hoy lunes su representante legal en Barcelona ha comunicado al tribunal por vía telefónica que ingresará voluntariamente en prisión en breve.

Al margen de dicha comunicaciones, sigue vigente la orden de detención para su ingreso inmediato en prisión.

Rodríguez Toubes fue condenado en diciembre de 2015 a 7 años de prisión por estafa continuada.

En la sentencia, el tribunal de la Audiencia de Palma consideró probado que en 2011 el joven usó el “prestigio social” de su familia para aprovecharse de la “credulidad” de un matrimonio con “enorme patrimonio” al que ofreció una casa, que había sido propiedad de su madre, situada junto a una finca de la pareja en S’Estanyol y les propuso también comprar para ellos otra propiedad anexa que decía que costaba 1 millón de euros.

Para comprar en beneficio del matrimonio la finca contigua a su propiedad, argumentó falsamente que su madre tenía un derecho de adquisición preferente y él unos bonos de la entidad bancaria poseedora del inmueble, y pidió a las víctimas que le adelantaran fondos para entregarlos a cuenta, lo que se materializó en una treintena de cheques.

Como esos cheques no alcanzaban el supuesto montante de la venta y con el pretexto de que no recuperarían las cantidades abonadas a cuenta, convenció al matrimonio, que las magistradas definieron en la sentencia como “vulnerable” y de “peculiar personalidad”, para que le cedieran otros inmuebles de su propiedad en operaciones que, les aseguró, eran una ficción tendente a aparentar solvencia ante el banco.

Consiguió que la pareja estafada pusiera a su nombre sin condiciones hasta quince propiedades inmobiliarias valoradas en conjunto en casi 39 millones de euros, donaciones que generaron al matrimonio importantes cargas fiscales de las que tuvieron que hacerse cargo.

Días después de que dictara dicha sentencia, la Audiencia de Palma dictó varias medidas cautelares a petición de la Fiscalía y la acusación particular: ordenó que el joven compareciera semanalmente ante la autoridad judicial, le retiró el pasaporte, le bloqueó las cuentas y le prohibió vender cualquier propiedad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.